TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) — A pesar de que el Centro Nacional de Huracanes no pronostica actividad tropical en los próximos cinco días, las condiciones para que se forme un ciclón se están alineando.

La temperatura superficial del mar está aumentando y las olas de polvo del Sahara están disminuyendo en frecuencia y densidad, propiciando el desarrollo ciclónico.

Para el mes de agosto estamos observando áreas de desarrollo más grandes comparadas con las que tuvimos en junio y julio. Los conglomerados de tormenta y sistemas provenientes de la costa de África se vuelven motivo de observación y estudio.

Según el jefe de meteorología del equipo Max Defender 8 de WFLA, Jeff Berardelli, si la actividad tropical es intensa en la cuenca del Atlántico, normalmente, disminuye en la cuenta del Pacífico, y viceversa. Bajo ese principio, dada la tranquilidad en la cuenca del Atlántico, la actividad es mayor en el oceáno Pacífico.

En el Pacífico monitoreamos dos sistemas que no representan ninguna amenaza, ya que permanecerán en el agua. La Depresión Tropical Georgette tendrá un trayecto de corta duración y no progresará como sistema. Otra onda tropical se está formando frente a la costa centroamericana, con una posibilidad de desarrollo de 40% en las próximas 48 horas.

A medida que nos acercamos al pico de la temporada de huracanes del Atlántico, monitoreamos más de cerca cualquier conglomerado de tormentas o sistemas que puedan formarse. La probabilidad de desarrollo crece exponencialmente a medida que transcurre el mes de agosto y nos acercamos al pico que es el 10 de septiembre. Durante este período, históricamente han ocurrido dos tercios de los ciclones tropicales con nombre.