TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) – Nos estamos acercando al pico estadístico de la temporada de huracanes en el Atlántico, y la actividad finalmente comienza a reactivarse después de un largo período de calma.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) está monitoreando dos disturbios en la cuenca del Atlántico. Ambos, sin embargo, tienen pocas posibilidades de formación a partir del miércoles.

Perturbación 1

La primera perturbación es una onda tropical ubicada a cientos de millas al este de las Islas de Barlovento. Según el NHC, hay lluvias y tormentas eléctricas desorganizadas asociadas con la onda.

“Las condiciones ambientales podrían volverse más propicias para el desarrollo lento de este sistema varios días después de que cruce las Islas de Barlovento y se desplace por el este y el centro del Mar Caribe a fines de esta semana a principios de la próxima”, dijo el NHC en su aviso de las 8 a.m. hora del este.

La primera onda actualmente tiene una probabilidad baja, cercana al cero por ciento, de formación en las próximas 48 horas y una probabilidad baja del 20 por ciento de formación durante los próximos cinco días.

Perturbación 2

La segunda perturbación que se está monitoreando es una onda tropical que se espera que emerja de la costa de África en los próximos días. El NHC dice que las condiciones ambientales podrían respaldar un desarrollo lento del sistema a finales de esta semana y hasta el fin de semana.

A partir del miércoles, la onda tiene una probabilidad baja, cercana al cero por ciento, de formarse en las próximas 48 horas y una probabilidad baja del 20 por ciento de formarse en los próximos cinco días.

Expectativa

Por lo general, vemos un aumento en la actividad tropical en esta época del año, a medida que nos acercamos al pico estadístico de la temporada de huracanes el 10 de septiembre.

La próxima tormenta que se forme en la cuenca del Atlántico se llamará Danielle.