NORTH FORT MYERS, Florida, EE.UU. (AP) — Cuando los vientos de Ian azotaron este parque de casas rodantes en la costa del Golfo, aullaron con tal fuerza que los residentes sintieron que serían levantados del suelo, incluso llevados por el viento.

Ahora muchas casas en esta comunidad en North Fort Myers están arruinadas y astilladas. El huracán Ian arrastró, torció y dobló sus techos de metal y destrozó sus estructuras de madera.

“Literalmente vi desaparecer mi casa con todo lo que había dentro, justo delante de mis ojos”, dijo James Burdette, de 62 años”.

Burdette se recostó en una silla de cuero marrón el jueves, los escombros de lo que alguna vez fue su sala de estar esparcidos por todas partes. Junto con la silla, un control remoto aún estaba intacto.

Burdette, carpintero de oficio, se mudó a Florida desde Virginia hace cinco años.

Dijo que su plan original para Ian era quedarse en su casa y desafiar la tormenta. Pero los vientos eran demasiado fuertes, y en un momento, mientras rugía, sintió que su casa se levantaba del suelo, unas pocas pulgadas (centímetros) y luego se dejaba caer con fuerza.

“Me quedé aquí todo el tiempo que pude hasta que me asusté por mi vida y corrí al otro lado de la calle”, dijo Burdette. Comparó su escape con el cuento infantil de Los Tres Cerditos: huir como si saliera de una casa hecha de palos.

Un estado de jardín de Jesús fue derribado por el viento. Burdette luchó por levantarlo y volver a colocarlo en su lugar original.

“Es pesado”, dijo.

Ahora él y su esposa no saben qué harán a continuación. No tienen planes de adónde ir.

Burdette dijo que se sentía enojado por todo lo que pasó. Sin embargo, agregó, se había considerado una persona de buen carácter que ayudaba a sus vecinos, cortando el césped de una señora mayor cercana y ayudando a mejorar sus propiedades.

“Soy el tipo de persona a la que no le gusta ver a otros luchar”, dijo.

“Estoy cuestionando mi fe, lo que puede no ser correcto, pero esto tampoco lo es”, dijo sobre el daño de Ian.

En otra casa cercana, Eduardo David, de 68 años, estaba limpiando los escombros acumulados por la tormenta contra el frente de su casa. David también sobrevivió a la tormenta en su casa después de no poder encontrar vuelos a Chicago, donde tiene familia.

Dijo que estaba tapiando las ventanas desde el interior incluso cuando se acercaba la tormenta. Los vientos seguían golpeando las puertas corredizas y desviando las ventanas.

“Eran fuertes vientos. La casa estaba temblando”, dijo David.