(NEXSTAR) – A medida que la cuenca del Atlántico entra en la temporada alta de huracanes, los pronosticadores de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica han actualizado su pronóstico para predecir hasta 20 tormentas con nombre y 5 huracanes importantes en 2022.

La temporada de huracanes en el Atlántico comenzó oficialmente el 1 de junio y se extenderá hasta el 30 de noviembre. Hasta ahora, hemos visto tres tormentas tropicales fortalecerse hasta el punto de recibir un nombre. Ninguna este año se ha convertido en huracanes, pero lo peor puede estar por venir.

“Ahora estamos entrando en los meses pico de la temporada de huracanes en el Atlántico, de agosto a octubre”, dijo Matthew Rosencrans, principal pronosticador de huracanes del Centro de Predicción Climática de la NOAA. “Históricamente, esto es cuando ocurre alrededor del 90% de toda la actividad de ciclones tropicales del Atlántico”.

En el pronóstico actualizado de la NOAA publicado el jueves, la agencia predice que habrá de 11 a 17 tormentas más con nombre en 2022. De ellas, esperan que de 6 a 10 se conviertan en huracanes.

NOAA predice que de tres a cinco de ellos se convertirán en grandes huracanes (tormentas con vientos de 111 mph o más).

(Gráfico cortesía de NOAA)

Si bien los meteorólogos pueden hacer predicciones sobre cuántas tormentas se pueden formar y qué tan fuertes pueden ser, no pueden decir qué áreas tienen más probabilidades de ser golpeadas. “Esto se debe a que las llegadas a tierra son en gran parte predecibles dentro de aproximadamente una semana de que una tormenta llegue potencialmente a la costa”, explicó Rosencrans.

El pronóstico original de huracanes de la NOAA emitido en mayo requería un 65% de probabilidad de una temporada superior a lo normal. Ahora, una temporada por encima de lo normal tiene un 60% de probabilidad , un poco más bajo, pero sigue siendo el resultado más probable.

“Si bien los trópicos han estado relativamente tranquilos durante el último mes, recuerde que solo se necesita una tormenta que toque tierra para devastar una comunidad”, dijo Rosencrans.

A pesar de los trópicos “relativamente tranquilos”, varios factores (La Niña persistente, temperaturas superficiales del mar por encima de lo normal, vientos alisios tropicales débiles y un monzón activo en África Occidental) indican que es probable que haya una temporada activa de huracanes.