CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El huracán Orlene se fortaleció con rapidez mientras avanzaba hacia la costa noroeste del Pacífico mexicano, donde probablemente rozaría antiguas colonias penales que el gobierno está desarrollando como destino de turismo ecológico.

Tras convertirse en huracán el sábado, Orlene se fortalecía deprisa y sus vientos máximos sostenidos alcanzaban las 130 mph (215 kph) el domingo por la mañana, llegando a ser un ciclón categoría 4.

En el boletín de las 8:00 AM ET, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos situó el vórtice de Orlene unas 170 kilómetros (105 millas) al sur-suroeste de Cabo Corrientes, y señaló que el meteoro se desplazaba a 7 kilómetros (5 millas) por hora.

Las previsiones apuntaban a que Orlene pasara cerca o sobre la antigua colonia penal mexicana de Islas Marías el lunes por la mañana y tocara tierra el lunes por la tarde en el estado de Sinaloa, en algún punto en torno al balneario de Mazatlán.

Orlene podría llevar aguaceros y vendavales al balneario costero de Puerto Vallarta sin llegar a tocar tierra el domingo, según los meteorólogos. La localidad cerró su puerto al tráfico marítimo el sábado como precaución.

La tormenta podría causar “deslaves, incremento en los niveles de ríos y arroyos, desbordamientos e inundaciones en zonas bajas”, señaló la Comisión Nacional del Agua.

El Centro Nacional de Huracanes describió a Orlene como un huracán “extremadamente peligroso”.