Amalia Bracho se inspiró en las pinturas de su padre para crear la marca de ropa local Bracho Bosch.