Gracias a la colaboración de un pastelero local, Jean Paul Petit, Cristy pudo conseguir hornear un pastel especial para Todo Tampa Bay en honor a la ciudad, Los Bucs y Los Rays.