Las tasas hipotecarias alcanzaron un máximo de 16 años la semana pasada, lo que redujo aún más la demanda de los compradores de viviendas, según datos de la Asociación de Banqueros Hipotecarios publicados el miércoles.

La tasa hipotecaria fija a 30 años subió al 6.75 por ciento en la última semana de septiembre, la cifra más alta desde 2006. Las tasas hipotecarias han subido 1.3 puntos porcentuales durante siete semanas consecutivas de aumentos.

Las solicitudes de hipotecas cayeron un 14.2 por ciento con respecto a la semana anterior, según el MBA, en medio del aumento de las tasas hipotecarias, que se deriva de las persistentes alzas de tasas de interés de la Reserva Federal destinadas a combatir la inflación.

“El fuerte aumento en las tasas continuó deteniendo la actividad de refinanciamiento y también está afectando las solicitudes de compra, que han caído un 37 por ciento con respecto al ritmo del año pasado”, dijo en un comunicado Joel Kan, vicepresidente asociado de pronóstico económico e industrial de MBA.

“También hubo un impacto por la llegada del huracán Ian a Florida la semana pasada, lo que provocó cierres y evacuaciones generalizados”, agregó.

Las tasas hipotecarias se han más que duplicado durante el último año, lo que hace que los pagos mensuales sean mucho más caros.

Las tasas altísimas, combinadas con precios de viviendas casi récord, están ahuyentando a los posibles compradores del mercado inmobiliario. Las ventas de viviendas se están desacelerando en gran parte de los EE.UU. después de un auge inmobiliario prolongado durante la pandemia. Los analistas esperan que los precios se desplomen en los próximos meses.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo recientemente a los periodistas que el mercado inmobiliario de EE.UU. probablemente “tendrá que pasar por una corrección” para que los precios bajen a niveles alcanzables.