Refugios fronterizos mexicanos se preparan para la afluencia de migrantes mientras EE.UU. reinicia programa “Permanecer en México”

Tampa Hoy

Pastor espera que los solicitantes de asilo no estén sujetos a esperas de un año como lo hicieron bajo Trump y sean tratados con más respeto

EL PASO, Texas (Informe fronterizo) – Juan Fierro está acostumbrado a ayudar a las personas en peligro a encontrar esperanza en las peores circunstancias. Por eso está tratando de convencerse a sí mismo de que la nueva encarnación de la política de “Permanecer en México” no será tan dura para los migrantes recién llegados como lo fue en 2019. Pero tiene sus dudas.

Pastor Juan Fierro

“Creo que será mejor esta vez. Creo que tratarán (a los solicitantes de asilo) con más humanidad y respeto”, dijo el pastor metodista y director del refugio para migrantes El Buen Pastor en Juárez. “La última vez que pusieron tu nombre en una lista, te llamaron tres meses después y te dijeron que regresaras en otros seis. Esto causó estrés, enfermó a la gente”.

Fierro y otros operadores de refugios para migrantes en la ciudad fronteriza mexicana en El Paso, Texas, se están preparando para una nueva afluencia de migrantes a medida que Estados Unidos se prepara para enviar nuevamente a solicitantes de asilo de diferentes países para esperar la resolución de sus reclamos en México.

Un tribunal federal ordenó al gobierno de Biden restaurar el programa de Protocolos de Protección al Migrante (MPP) que Donald Trump inició cuando se enfrentó a caravanas masivas de solicitantes de asilo en 2018 y 2019. Defensores de los migrantes dijeron que la medida, también conocida como “Permanecer en México”, fue una artimaña para desalentar la migración y negar el debido proceso a los solicitantes de asilo.

Ahora El Paso será una de las cuatro ciudades donde los solicitantes de asilo podrán presentar solicitudes la próxima semana. Los refugios de Juárez ya están medio llenos de migrantes expulsados de los EE.UU. en virtud de la orden de salud pública del Título 42 para contener la propagación del COVID-19. Ahora esperan el regreso de los solicitantes de asilo y la llegada a la frontera de más ciudadanos extranjeros que deseen presentar una solicitud.

“Debemos prepararnos para recibirlos lo mejor que podamos. Ya estamos cerca de la capacidad con familias de Centroamérica y México. Estamos remodelando, nos estamos preparando para un pico. Creemos que aumentará el número de migrantes”, dijo Fierro.

El exterior de la Iglesia Metodista “El Buen Pastor”, un refugio para migrantes administrado por la iglesia, se muestra en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, el 20 de mayo de 2019 (el crédito de la foto debe leer PAUL RATJE / AFP a través de Getty Images).

Ubicado cerca de las montañas en Juárez, El Buen Pastor puede acomodar hasta 120 personas. Fierro quiere estar listo para lidiar con hasta 200 y separar a las familias de los individuos.

También se pregunta si la nueva política brindará a los ciudadanos mexicanos la oportunidad de solicitar asilo. Un memorando del jueves del Departamento de Seguridad Nacional a las agencias de inmigración de Estados Unidos dice que no estará bajo el MPP.

“Los mexicanos también vienen aquí huyendo de la violencia. Tenemos gente de Michoacán y Guerrero (huyendo) de situaciones muy graves. Merecen respeto. ¿Cómo serán considerados?” preguntó.

La actualización operativa de octubre de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. muestra que los mexicanos han sido el grupo de migrantes más aprehendido en la frontera sur este año fiscal. En octubre fueron detenidos más mexicanos (65,572) que guatemaltecos, hondureños y salvadoreños juntos (50,740).

Los residentes en los estados occidentales de Michoacán y Guerrero están sufriendo desplazamientos internos debido a guerras desenfrenadas de los carteles de la droga. Los asesinatos aumentan entre un 100 y un 400 por ciento en los municipios de la región de Tierra Caliente en México, donde los carteles compiten por las granjas de drogas, las carreteras que conducen al norte y el control de actividades ilegales como la venta minorista de drogas, el robo de combustible y la extorsión, informó Milenio .

Fierro dice que ha escuchado relatos desgarradores de migrantes mexicanos. Los medios mexicanos durante los últimos dos años han estado reportando atrocidades como filas de personas colgadas de puentes en Michoacán y cuerpos colgados de árboles en Zacatecas. Los cárteles están perdiendo tantos soldados de infantería que han recurrido a reclutar jóvenes por la fuerza, lo que ha llevado a algunas familias a huir al norte.

Muy a menudo, en los refugios de Juárez como El BUen Pastor y otros, los migrantes mexicanos sienten que no tienen más opción que descansar y recuperarse antes de hacer otra carrera en la frontera de Estados Unidos.

Copyright 2022 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.