(NewsNation) — Un ataque con un dron de la CIA mató al líder de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, en Afganistán, según varias fuentes de Associated Press.

Al-Zawahiri, nacido en Egipto en 1951, sucedió a Osama bin Laden al frente de Al-Qaeda tras su muerte a manos de las fuerzas estadounidenses en 2011.

Al-Zawahiri había sido acusado por su presunto papel en los atentados con bomba del 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Dar es Salaam, Tanzania, y Nairobi, Kenia.

También fue el líder de la Yihad Islámica Egipcia, la organización terrorista a la que se atribuye el asesinato del presidente egipcio Anwar el-Sadat en 1981, según The New York Times.

La pérdida de Al-Zawahiri elimina a la figura que más que nadie dio forma a Al-Qaeda, primero como lugarteniente de Osama bin Laden desde 1998, luego como su sucesor. Juntos, él y bin Laden centraron los esfuerzos del movimiento yihadista en apuntar a los Estados Unidos, llevando a cabo el ataque más mortífero en suelo estadounidense: los secuestros suicidas del 11 de septiembre de 2001.

Los ataques contra el World Trade Center y el Pentágono en 2001 convirtieron a bin Laden en el enemigo número uno de Estados Unidos. Pero probablemente nunca podría haberlo llevado a cabo sin al-Zawahiri. Bin Laden proporcionó a Al-Qaeda carisma y dinero, pero al-Zawahiri aportó las tácticas y las habilidades organizativas necesarias para convertir a los militantes en una red de células en países de todo el mundo.

Su asociación se forjó a fines de la década de 1980, cuando al-Zawahiri supuestamente trató al millonario saudita bin Laden en las cuevas de Afganistán mientras el bombardeo soviético sacudía las montañas a su alrededor.

Associated Press contribuyó a este informe.