SAN JUAN (AP) — El Departamento de Educación de Puerto Rico, considerado durante mucho tiempo un gigante burocrático, se descentralizará para servir mejor a los estudiantes, dijeron funcionarios el lunes.

El anuncio se produce en medio de continuas críticas de que el departamento es ineficiente, corrupto y está batallando para detener un aumento en la deserción escolar.

“Queremos que las decisiones se tomen a nivel regional y los recursos les lleguen directo a nuestros niños y niñas del sistema público de enseñanza”, dijo el gobernador Pedro Pierluisi.

El secretario de Educación federal, Miguel Cardona, viajó al territorio estadounidense para el anuncio y dijo que apoyaba el cambio para superar lo que llamó los desafíos del sistema.

Se espera que los funcionarios elaboren un plan de descentralización y lo presenten al gobernador y al secretario de Educación de la isla en un plazo de tres meses. Se espera que el cambio ayude a distribuir los recursos federales más rápidamente donde se necesitan y brinde más autonomía a las regiones y escuelas.

Puerto Rico tiene el sexto distrito escolar más grande en Estados Unidos. La isla de 3,2 millones de habitantes tiene 850 escuelas, 225,000 estudiantes y 25,000 profesores.