(The Hill) — La primera dama Jill Biden dio positivo por COVID-19 mientras estaba de vacaciones con el presidente Joe Biden y otros miembros de la familia en Carolina del Sur, anunció la Casa Blanca el martes.

“Después de dar negativo para COVID-19 el lunes durante su cadencia de prueba regular, la Primera Dama comenzó a desarrollar síntomas parecidos a los de un resfriado a última hora de la noche. Dio negativo nuevamente en una prueba rápida de antígeno, pero una prueba de PCR resultó positiva” informó Elizabeth Alexander, directora de comunicaciones de la primera dama, en un comunicado.

La primera dama está completamente vacunada y ha recibido dos vacunas de refuerzo. Tiene síntomas leves, dijo la Casa Blanca, y comenzará a tomar Paxlovid, un medicamento antiviral que ha demostrado su eficacia para prevenir casos graves de COVID-19.

“Actualmente se encuentra en una residencia privada en Carolina del Sur y regresará a casa después de recibir dos pruebas consecutivas negativas de COVID”, dijo Alexander en un comunicado.

El caso de COVID-19 de Jill Biden se produce aproximadamente dos semanas después de que el presidente pudiera salir del aislamiento luego de un caso de rebote de COVID-19. Los casos de rebote pueden ocurrir en pacientes que toman Paxlovid cuando un paciente da negativo para el virus, solo para dar positivo nuevamente unos días después.

El presidente y la primera dama han estado de vacaciones en Kiawah Island, Carolina del Sur, desde el miércoles pasado. Está previsto que el presidente regrese a Washington, DC, más tarde el martes para firmar la Ley de Reducción de la Inflación antes de volar a Delaware por el resto de la semana.