(The Hill) – El presidente Biden, en una entrevista que se transmitió el domingo, declaró que la pandemia de coronavirus ha “terminado”, señalando el regreso de los grandes eventos y la falta de mascarillas y otras medidas de salud pública en todo el país.

“La pandemia ha terminado”, dijo Biden a “60 Minutes” desde el salón del automóvil de Detroit el miércoles pasado, el primero que se realiza desde el inicio de la pandemia en 2020. “Todavía tenemos un problema con el COVID. Todavía estamos trabajando mucho en ello. Es– pero la pandemia ha terminado. Si te fijas, nadie lleva mascarillas. Todo el mundo parece estar en muy buena forma. Y por eso creo que está cambiando. Y creo que este es un ejemplo perfecto de ello”.

Estados Unidos aún registra un promedio de más de 400 muertes diarias por COVID-19, según datos del New York Times, y más de 1 millón de estadounidenses han muerto a causa del virus desde que comenzó la pandemia a principios de 2020.

Las variantes altamente contagiosas se han extendido por todo el mundo, lo que hace que sea casi imposible erradicar por completo el COVID-19.

Como resultado, la administración de Biden ha centrado su mensaje en la importancia de vacunarse y recibir inyecciones de refuerzo para aumentar la inmunidad, así como la amplia disponibilidad de píldoras antivirales y otras formas de tratamiento para quienes contraen el virus.

El propio Biden contrajo COVID-19 en julio, pero solo tuvo síntomas leves, según su médico. Las autoridades atribuyeron su caso leve a estar completamente vacunado y tomar el medicamento antiviral Paxlovid.

EE.UU. y gran parte del mundo han vuelto a organizar grandes eventos durante el año pasado, como el auto show, y eliminaron los requisitos de que los asistentes usen mascarilla o presenten prueba de vacunación. Estados Unidos requiere que los visitantes extranjeros estén completamente vacunados para venir al país en avión.

“Creo que estaría de acuerdo en que el impacto en la psique del pueblo estadounidense como consecuencia de la pandemia es profundo”, dijo Biden en su entrevista con Scott Pelley. “Piensa en cómo eso ha cambiado todo. Ya sabes, las actitudes de las personas sobre sí mismas, sus familias, sobre el estado de la nación, sobre el estado de sus comunidades. Entonces, hay mucha incertidumbre ahí fuera, mucha incertidumbre. Y perdimos un millón de personas. Un millón de personas al COVID”.

“Cuando asumí el cargo, cuando me eligieron, solo 2 millones de personas habían sido vacunadas. Obtuve 220 millones, mi punto es que lleva tiempo”, agregó. “Nos quedamos en una situación muy difícil. Ha sido un momento muy difícil. Muy dificil.”