TALLAHASSEE, Fla. (WFLA) – Con su trabajo en juego, el fiscal estatal suspendido Andrew Warren anticipa una decisión sobre si permanecerá fuera del cargo.

El exfiscal principal del condado de Hillsborough ha estado sin trabajo durante casi cinco meses después de que el gobernador lo destituyera por declaraciones conjuntas sobre el enjuiciamiento de casos relacionados con el aborto o la atención médica para personas transgénero.

En noviembre, la batalla legal entre Warren y el gobernador Ron DeSantis se desarrolló en un tribunal de Tallahassee donde obtuvimos una mirada detrás de escena de lo que se llevó a cabo para elaborar la suspensión.

El juicio de noviembre llegó a su fin después de tres días y el juez Hinkle dijo que no podría revisar el caso hasta fines de diciembre.

Jonathan Miller, el Oficial de Programas Civiles de Public Rights Project, un grupo de defensa de los derechos civiles y humanos, dijo que las implicaciones de un veredicto son grandes, “si DeSantis ganara este caso, tendría un efecto escalofriante en la democracia”.

El juez Hinkle ha dicho que quería avanzar lo más rápido posible en este caso para minimizar las interrupciones en la oficina.