( The Hill ) — La exsecretaria de Educación Betsy Devos cree que el departamento que una vez dirigió debería ser abolido.

Devos, quien pasó cuatro años como secretaria de educación durante la administración Trump, hizo los comentarios en la cumbre inaugural “Moms For Liberty” (“Madres por la Libertad”) el sábado, según Florida Phoenix.

“Personalmente, creo que el Departamento de Educación no debería existir”, dijo Devos a la multitud mayoritariamente conservadora en Tampa, Florida.

Devos fue una de las principales defensoras de la “libertad de educación” durante su tiempo en el cargo, promoviendo vales para permitir que las familias elijan las escuelas de sus hijos.

En un discurso en 2020, dijo: “Lucho contra cualquiera que quiera que el gobierno sea el padre de todos”.

“Moms For Liberty” es un grupo conservador que saltó a la fama nacional por su objeción a que los niños usen mascarillas en la escuela durante la pandemia de COVID-19.

El medio de comunicación local también informó que los asistentes a la cumbre recibieron consejos sobre cómo reclutar, promover y respaldar a los candidatos conservadores de la junta escolar.

Devos no es la primera figura conservadora que sugiere prohibir la agencia federal encargada de supervisar las escuelas. Un grupo de miembros republicanos de la Cámara respaldó un proyecto de ley el año pasado que buscaba abolir el Departamento de Educación.

El representante Thomas Massie (R-Ky.) presentó el proyecto de ley en febrero de 2021, con copatrocinadores que incluyen a los representantes Andy Biggs (R-Ariz.), Lauren Boebert (R-Colo.) y Matt Gaetz (R-Fla. ).

“Las escuelas deberían ser responsables”, dijo Massie en un comunicado en ese momento. “Los padres tienen derecho a elegir la oportunidad educativa más adecuada para sus hijos, incluida la educación en el hogar, la escuela pública o la escuela privada”.

Los comentarios de Devos se producen cuando las escuelas se han convertido en un campo de batalla central para las guerras culturales politizadas, con demócratas y republicanos luchando por temas como la teoría crítica de la raza, los derechos LGBTQ y la actual pandemia de COVID-19.

El gobernador de Virginia, Glenn Youngkin (R), hizo campaña con el compromiso de dar a los padres una voz más fuerte en las escuelas, mientras que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, recibió un revés nacional con la firma de un proyecto de ley que prohíbe a los maestros hablar sobre la orientación sexual o la identidad de género en los grados K-3.