Republicanos condenan el 'plan' para deshacer la elección de Trump

Politica

WASHINGTON (AP) – El esfuerzo republicano sin precedentes para revertir las elecciones presidenciales ha sido condenado por una avalancha de funcionarios republicanos actuales y anteriores que advirtieron que el esfuerzo por sembrar dudas sobre la victoria de Joe Biden y mantener al presidente Donald Trump en el cargo está socavando la fe de los estadounidenses en la democracia. .

Trump ha conseguido el apoyo de una docena de senadores republicanos y hasta 100 republicanos de la Cámara de Representantes para impugnar el voto del Colegio Electoral cuando el Congreso se reúna en una sesión conjunta para confirmar la victoria del presidente electo Joe Biden por 306-232.

Con la inauguración de Biden el 20 de enero, Trump está intensificando sus esfuerzos para evitar la tradicional transferencia de poder, que desgarra al partido.

Una coalición de senadores y senadores electos se han comprometido a rechazar los resultados.

A pesar de las afirmaciones de Trump de fraude electoral, los funcionarios estatales han insistido en que las elecciones se desarrollaron sin problemas y que no hubo evidencia de fraude u otros problemas que cambiarían el resultado. Los estados han certificado sus resultados como justos y válidos. De las más de 50 demandas que el presidente y sus aliados han presentado contra los resultados electorales, casi todas han sido desestimadas o retiradas. También perdió dos veces en la Corte Suprema de Estados Unidos.

En una llamada divulgada el domingo, se puede escuchar a Trump presionando a los funcionarios de Georgia para “encontrar” más votos.

Pero algunos legisladores de alto nivel, incluidos republicanos prominentes, están retrocediendo.

“Las elecciones de 2020 han terminado”, dijo un comunicado el domingo de un grupo bipartidista de 10 senadores, incluidos los republicanos Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska, Bill Cassidy de Louisiana y Mitt Romney de Utah.

Los senadores escribieron que nuevos intentos de poner en duda la elección son “contrarios a la voluntad claramente expresada del pueblo estadounidense y solo sirven para socavar la confianza de los estadounidenses en los resultados electorales ya determinados”.

El gobernador republicano Larry Hogan de Maryland dijo: “El plan de los miembros del Congreso para rechazar la certificación de la elección presidencial se burla de nuestro sistema y de quiénes somos como estadounidenses”.

El ex presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, un republicano, dijo en un comunicado que “la victoria de Biden es totalmente legítima” y que los esfuerzos por sembrar dudas sobre las elecciones “golpean los cimientos de nuestra república”.

La representante Liz Cheney de Wyoming, la tercera republicana de la Cámara de Representantes, advirtió en un memorando a sus colegas que las objeciones a los resultados del Colegio Electoral “sentaron un precedente excepcionalmente peligroso”.

Uno de los conservadores más abiertos del Congreso, el senador republicano de Arkansas Tom Cotton, dijo que no se opondrá al recuento de votos electorales certificados el 6 de enero. “Estoy agradecido por lo que el presidente logró en los últimos cuatro años, que es por qué hice una campaña vigorosa para su reelección. Pero oponerse a los votos electorales certificados no le dará un segundo mandato, solo envalentonará a los demócratas que quieren erosionar aún más nuestro sistema de gobierno constitucional “.

Cotton dijo que favorece una mayor investigación de cualquier problema electoral, aparte del recuento de los resultados certificados del Colegio Electoral.

Otros exfuncionarios destacados también criticaron el ataque en curso a los resultados electorales. En un breve artículo de opinión en The Washington Post, los 10 ex secretarios de defensa vivos, la mitad de los cuales habían servido a presidentes republicanos, pidieron a los funcionarios del Pentágono que llevaran a cabo la transición a la nueva administración “de manera completa, cooperativa y transparente”. También afirmaron que los esfuerzos por involucrar a las fuerzas armadas estadounidenses en la resolución de disputas electorales “nos llevarían a un territorio peligroso, ilegal e inconstitucional”.

Citando resultados electorales, impugnaciones legales, certificaciones estatales y el voto del Colegio Electoral, los exsecretarios de Defensa dijeron que “el momento de cuestionar los resultados ha pasado; Ha llegado el momento del cómputo formal de los votos del colegio electoral, según lo prescrito en la Constitución y el estatuto ”.

El inusual desafío a las elecciones presidenciales, en una escala nunca antes vista desde las secuelas de la Guerra Civil, empañó la apertura del nuevo Congreso y está listo para consumir sus primeros días. La Cámara y el Senado se reunirán el miércoles en una sesión conjunta para aceptar la votación del Colegio Electoral, un proceso típicamente rutinario que ahora se espera que sea una lucha prolongada.

Trump se niega a ceder y aumenta la presión sobre el vicepresidente Mike Pence para garantizar la victoria mientras preside en lo que suele ser un papel ceremonial durante la sesión del Congreso. Trump está animando a multitudes para un mitin en Washington.

El presidente tuiteó el domingo en contra de los recuentos electorales y los republicanos no están de su lado.

El portavoz de transición de Biden, Mike Gwin, desestimó el esfuerzo de los senadores como un “truco” que no cambiará el hecho de que Biden prestará juramento el 20 de enero.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo en una carta a sus colegas que si bien “no hay duda” de la victoria de Biden, su trabajo ahora “es convencer a más personas estadounidenses de que confíen en nuestro sistema democrático”.

El esfuerzo en el Senado estaba siendo dirigido por los senadores Josh Hawley, republicano por Missouri y Ted Cruz, republicano por Texas. Hawley defendió sus acciones en un extenso correo electrónico a sus colegas, explicando que sus electores de Missouri han sido “fuertes y claros” con su creencia de que la derrota de Trump por Biden fue injusta.

“Es mi responsabilidad como senador plantear sus preocupaciones”, escribió Hawley el sábado por la noche.

Hawley planea oponerse al recuento estatal de Pensilvania. Pero el senador republicano de ese estado, Pat Toomey, criticó el ataque al sistema electoral de Pensilvania y dijo que los resultados que nombraron a Biden como el ganador son válidos.

La coalición de Cruz de 11 senadores republicanos promete rechazar las cuentas del Colegio Electoral a menos que el Congreso lance una comisión para realizar de inmediato una auditoría de los resultados de las elecciones. Se están concentrando en los estados donde Trump ha planteado acusaciones infundadas de fraude electoral. Es poco probable que el Congreso esté de acuerdo con su demanda.

El grupo formado con Cruz, que no presentó evidencia nueva de problemas electorales, incluye a los senadores Ron Johnson de Wisconsin, James Lankford de Oklahoma, Steve Daines de Montana, John Kennedy de Louisiana, Marsha Blackburn de Tennessee y Mike Braun de Indiana. Los nuevos senadores en el grupo son Cynthia Lummis de Wyoming, Roger Marshall de Kansas, Bill Hagerty de Tennessee y Tommy Tuberville de Alabama.

La convocatoria de la sesión conjunta para contar los votos del Colegio Electoral ha enfrentado objeciones anteriormente. En 2017, varios demócratas de la Cámara de Representantes desafiaron la victoria de Trump, pero Biden, quien presidió en ese momento como vicepresidente, los despidió rápidamente para afirmar la victoria de Trump. Rara vez las protestas se han acercado a este nivel de intensidad.

El momento es decisivo para el Partido Republicano en la era posterior a Trump. Tanto Hawley como Cruz son posibles contendientes presidenciales en 2024, lo que consolida su alineación con la base de partidarios de Trump. Otros están tratando de forjar un camino diferente para el Partido Republicano.

Pence será observado de cerca mientras preside lo que se espera sea un enfrentamiento prolongado, dependiendo de cuántos desafíos se monten.

El vicepresidente “da la bienvenida a los esfuerzos de los miembros de la Cámara y el Senado para usar la autoridad que tienen bajo la ley para plantear objeciones”, dijo el jefe de gabinete de Pence, Marc Short, en un comunicado el sábado.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, advirtió a los republicanos sobre tales desafíos, pero dijo poco cuando se le preguntó al respecto en el Capitolio cuando el Senado abrió el domingo.

“Nos ocuparemos de todo eso el miércoles”, dijo.

Pero los republicanos simplemente dijeron que no planean unirse al esfuerzo que fracasará.

El senador Lindsey Graham, RS.C., dijo el domingo que sus colegas tendrán la oportunidad de presentar su caso, pero deben presentar pruebas y hechos. “Tienen una barra alta que superar”, dijo.

El Congreso ha sido reacio a interferir en los sistemas electorales estatales, un protocolo de larga data. Los estados eligen a sus propios funcionarios electorales y redactan sus leyes electorales. Durante la pandemia de coronavirus, muchos estados se adaptaron al permitir la votación por correo para aliviar los riesgos para la salud de votar en persona. Esos cambios y otros ahora están siendo desafiados por Trump y sus aliados.

Trump, el primer presidente en perder una candidatura a la reelección en casi 30 años, ha atribuido su derrota a un fraude electoral generalizado, a pesar del consenso de los funcionarios electorales no partidistas e incluso del fiscal general de Trump de que no hubo ninguno.

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EE. UU. Rechazó el último desafío del representante Louie Gohmert, republicano por Texas, y un grupo de electores de Arizona, quienes presentaron una demanda para intentar obligar a Pence a salir de la mera ceremonia y dar forma al resultado de la votación. La corte de apelaciones se puso del lado del juez federal, designado por Trump, quien desestimó la demanda.

ÚLTIMAS HISTORIAS:

Copyright 2021 Nexstar Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.

April 24 2021 08:00 am

No te lo pierdas

More NO TE LO PIERDAS