LIVE NOW /
Watch WFLA News Channel 8

¿Presidente electo? El Partido Republicano puede esperar a enero para decir que ganó Biden

Politica

Republican Senate Majority Leader Mitch McConnell (R-KY), left. U.S. President-elect Joe Biden, right. Photos by Kevin Dietsch-Pool/Getty Images and Chip Somodevilla/Getty Images

WASHINGTON (AP) – Los estadounidenses que esperan que los republicanos en el Congreso reconozcan a Joe Biden como presidente electo pueden tener que seguir esperando hasta enero, mientras los líderes republicanos se apegan a la letanía de impugnaciones legales y acusaciones de fraude no comprobadas del presidente Donald Trump .

La fecha límite del martes para que los estados certifiquen sus elecciones, una vez considerada como un punto de inflexión para que los republicanos marquen la victoria de Biden, llegó y se fue sin muchos comentarios. La fecha límite del Colegio Electoral del 14 de diciembre de la próxima semana puede producir solo algunas llamadas más de felicitaciones del Partido Republicano a Biden.

Cada vez más, los legisladores republicanos dicen que la votación del 6 de enero en el Congreso para aceptar el resultado del Colegio Electoral puede ser cuando el ganador presidencial se haga oficial. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, ha señalado el 20 de enero como la fecha segura en la que el país “tendrá la juramentación del próximo presidente”.

El resultado es un enfrentamiento arriesgado como ningún otro en la historia de Estados Unidos. La negativa a ponerse de acuerdo sobre los hechos de la elección amenaza con socavar la confianza de los votantes, cincelar la legitimidad de la presidencia de Biden y reafirmar las normas cívicas de formas aún desconocidas.

Sin embargo, algunos funcionarios republicanos ven el proceso prolongado como su mejor oportunidad para responder las preguntas, llamadas y quejas ardientes de sus electores que votaron por Trump y se niegan a creer que legítimamente perdió la carrera ante Biden.

“El país debe entender, al menos, que fue justo”, dijo el representante Alex Mooney, RW.Va., en una entrevista.

Mooney dijo que estaba siendo presionado por los votantes en casa, incluidos los activistas del Partido Republicano en un evento el mes pasado en Harper’s Ferry, exigiendo saber por qué nadie estaba ayudando al presidente. Estaban “muy preocupados”, dijo, por lo que dio un paso al frente. Presentó una resolución de la Cámara el martes que alienta ni a Trump ni a Biden a ceder hasta que se completen todas las investigaciones.

“El final es cuando se pasa lista aquí”, dijo sobre la votación del 6 de enero en el Congreso.

Trump envió a su partido por este camino sin precedentes al afirmar que las elecciones estaban “amañadas”, pero los funcionarios republicanos permitieron que las dudas se hincharan durante las últimas cuatro semanas de silencio. Él personalmente pidió a algunos funcionarios electos locales que reconsideraran los resultados. Ahora, la disputada elección ha adquirido una vida política propia que es posible que el liderazgo del partido no pueda aplastar, incluso cuando los desafíos legales de Trump se desmoronan.

Los republicanos dicen que en este momento tiene poco sentido político que contrarresten las opiniones de Trump para que no se arriesguen a una reacción violenta de sus partidarios, sus propios electores, en casa. Dependen de los votantes de Trump para impulsar las elecciones de segunda vuelta de Georgia del 5 de enero que determinarán el control del Senado. Y aunque algunos legisladores republicanos han reconocido la victoria de Biden, la mayoría prefiere guardar silencio, dejando que el proceso se desarrolle “orgánicamente”, como dijo un asistente, en enero.

Pero los expertos electorales advierten sobre el daño a largo plazo al sistema estadounidense tan apreciado.

“Claramente daña la confianza en las elecciones”, dijo Trey Grayson, ex secretario de estado republicano de Kentucky y ex presidente de la Asociación Nacional de Secretarios de Estado.

“Mi esperanza”, dijo, es que para el 14 de diciembre “habrá más voces, pero mi instinto es que no será hasta el 6” (de enero).

Edward Foley, experto en elecciones y profesor de derecho constitucional en la Universidad Estatal de Ohio, dijo que es cierto que el ganador de las elecciones no es oficialmente el presidente electo hasta que el Congreso lo declare así con su votación del 6 de enero para aceptar los resultados del Colegio Electoral.

“Estoy menos preocupado por el momento, pero eso sucede”, dijo.

Para que los estadounidenses “tengan fe” en las elecciones, el bando perdedor tiene que aceptar la derrota. “Es muy, muy peligroso si el bando perdedor no puede llegar a eso”, dijo.

“Es esencial que las partes sigan ese espíritu, incluso si un individuo, el Sr. Trump, no puede hacerlo, el partido tiene que hacerlo”, dijo.

“Lo que es tan perturbador acerca de la dinámica que se ha desarrollado desde el día de las elecciones es que el partido ha sido incapaz de transmitir ese mensaje porque están siguiendo las señales de Trump”.

En la Cámara de Representantes y el Senado, el enfrentamiento se está desarrollando de maneras grandes y pequeñas a medida que los legisladores prolongan la inestabilidad, algunos mejoran sus propios perfiles para tomar el relevo del movimiento de votantes de Trump y otros luchan más ampliamente por una revisión de los sistemas electorales.

El senador Ted Cruz, republicano por Texas, anunció en el programa Fox News Channel de Sean Hannity que estaba preparado para presentar argumentos orales a favor de la impugnación legal de los legisladores de Pensilvania en las elecciones si la Corte Suprema toma el caso.

Cruz dijo en un comunicado que cree que el tribunal “tiene la responsabilidad para con el pueblo estadounidense de garantizar, con sus poderes, que estamos siguiendo la ley y la Constitución”.

La Corte Suprema rechazó el martes la oferta de los republicanos de revertir la certificación de Pensilvania de la victoria de Biden.

El representante Mo Brooks, republicano de Alabama, está pronunciando discursos diarios en la Cámara antes de su protesta formal planificada durante la votación del 6 de enero que cree que mostrará que Trump fue reelegido.

“Otros se están uniendo a mí”, dijo en una entrevista. Y de vuelta a casa, “he tenido muchas palmaditas en la espalda”.

Incluso los republicanos, encabezados por McConnell, en el comité de toma de posesión bipartidista se negaron a permitir una moción demócrata el martes para anunciar públicamente que la planificación estaba en marcha. El comité que ha organizado cada inauguración desde 1901 está planificando los protocolos de salud y seguridad del COVID-19 para la tradicional ceremonia de juramentación del 20 de enero del próximo año.

El presidente del comité, el senador republicano Roy Blunt, dijo: “No es el trabajo del Comité Conjunto del Congreso sobre Ceremonias de Inauguración adelantarse al proceso electoral y decidir a quién vamos a inaugurar”.

El excongresista David McIntosh, quien ahora dirige el conservador Club para el Crecimiento, dijo que en el nuevo año debería establecerse una comisión bipartidista independiente para investigar las elecciones de 2020.

Hasta entonces, su grupo está tratando de empujar a los votantes de Trump de Georgia a las urnas, incluso cuando el presidente cuestiona la victoria de Biden en el estado.

ÚLTIMAS HISTORIAS:

Copyright 2021 Nexstar Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.

No te lo pierdas

More NO TE LO PIERDAS