WASHINGTON (AP) — Ken Starr, exjuez federal de apelaciones y destacado abogado cuya investigación criminal de Bill Clinton condujo al juicio político para buscar la destitución del presidente, murió el martes a los 76 años, dijo su familia.

En una investigación que duró cinco años, Starr investigó negocios fraudulentos de bienes raíces que involucraban a un asociado de Clinton, profundizó en la eliminación de documentos de la oficina del abogado adjunto de la Casa Blanca Vincent Foster después de su suicidio y reunió evidencia de los encuentros sexuales de Clinton con Monica Lewinsky, exbecaria de la Casa Blanca. En 2020, fue reclutado para ayudar a representar al presidente Donald Trump en el tercer juicio político del país.

Durante muchos años, la reputación estelar de Starr como abogado pareció colocarlo en el camino hacia la Corte Suprema. A los 37 años, se convirtió en la persona más joven en servir en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia. De 1989 a 1993, Starr fue procurador general en la administración del presidente George H.W. Bush, argumentando 25 casos ante la Corte Suprema.