TALLAHASSEE, Florida, EE.UU. (AP) — Un juez federal de Florida se negó a desestimar los cargos penales contra Andrew Gillum, en desacuerdo con las afirmaciones del ex candidato demócrata a gobernador de que fue víctima de un enjuiciamiento selectivo porque era un candidato negro a gobernador.

Gillum y un colega fueron acusados a principios de este año de cargos federales que incluyen conspiración, fraude electrónico y declaraciones falsas a agentes del FBI. Los fiscales dijeron que Gillum canalizó las donaciones a través de terceros para su uso personal.

Según los fiscales, Gillum se reunió con agentes encubiertos del FBI que se hacían pasar por desarrolladores mientras era alcalde de Tallahassee y durante su campaña para gobernador. Sus asociados buscaron donaciones de los agentes y sugirieron formas de proporcionar dinero sin incluirlas como contribuciones políticas, incluido el pago de una cena de recaudación de fondos, según la acusación.

Gillum se declaró inocente y negó los cargos, diciendo que tenían motivaciones políticas.

Al decir que los argumentos de los acusados “no tenían mérito”, el juez federal de distrito Allen Winsor desestimó la semana pasada cuatro mociones de los acusados que impugnaban la continuación del procesamiento.

Gillum había pedido que se desestimaran los cargos porque los fiscales demoraron en presentarlos y estaba siendo procesado por su raza y política. El juez que fue designado por el expresidente Donald Trump dijo que Gillum no había ofrecido nada para respaldar el reclamo de enjuiciamiento selectivo debido a su raza o política.

Gillum, que es negro, fue el candidato a gobernador demócrata en 2018 y perdió por poco la carrera ante el republicano Ron DeSantis. Después de perder, Gillum todavía era visto como una estrella en ascenso en la política demócrata y fue contratado como analista de CNN.

Luego, en marzo de 2020, Gillum fue encontrado ebrio e inconsciente en una habitación de hotel con dos hombres, incluido uno que trabaja como acompañante masculino. Dos días después ingresó a un centro de rehabilitación, y luego hizo una entrevista televisiva en la que dijo que es bisexual.