WASHINGTON (AP) — Los demócratas iniciaron la semana con una intensa actividad política para lograr la confirmación de la jueza Ketanji Brown Jackson como la primera mujer negra en la Corte Suprema de Estados Unidos.

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado votará el lunes sobre remitir la nominación de Jackson al pleno del Senado para su confirmación.

Tras más de 30 horas de audiencias e interpelaciones por parte de republicanos sobre sus decisiones pasadas como jueza, Jackson está a punto de hacer historia como el tercer miembro de raza negra de la Corte Suprema y apenas la sexta mujer en integrar el máximo tribunal.

Fue nominada por el presidente Joe Biden, quien durante su campaña prometió elevar al máximo tribunal a una mujer negra.

Los demócratas —y por lo menos una senadora republicana— han dicho que apoyan la nominación, en base a los nueve años de experiencia de Jackson como jueza federal.

Jackson reemplazaría al magistrado Stephen Breyer, quien anunció su retiro hace pocas semanas.

El titular de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado, el demócrata Dick Durbin, dijo el jueves que el prestigio de Jackson tras el duro proceso de confirmación es “evidencia de la fortaleza que ella trae a esta nominación y el valor que traerá a la Corte Suprema”.

La comisión podría quedar dividida en 11 votos contra 11, lo cual demoraría el proceso ya que los demócratas tendrían que ir al pleno del Senado para “liberar” la nominación.

Si bien la demora sería corta, frustraría a los demócratas que ansiaban aprobarla con apoyo bipartidista.

Si la comisión se tranca “eso sería una señal lamentable de la disfunción a la que ha caído nuestro proceso de confirmación”, expresó el senador demócrata Chris Coons, miembro de la comisión.