WASHINGTON (AP) — Con un video nunca visto, audio nuevo y una gran cantidad de evidencia, el comité de la Cámara de Representantes que investiga el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos intentará mostrar la “historia desgarradora” no solo de la violencia mortal que estalló ese día, sino también la historia de fondo cuando el presidente saliente, Donald Trump, trató de anular la victoria electoral de Joe Biden.

La audiencia en el primetime (8 p.m. ET) del jueves comenzará con el testimonio del primer oficial de policía golpeado en el motín y de un documentalista que grabó el tumulto, y contará con los relatos del comité de los ayudantes de Trump y familiares del asedio mortal que puso la democracia de EE.UU. en riesgo.

“Cuando escuchas y entiendes la conspiración de gran alcance y el esfuerzo para tratar de corromper cada palanca y agencia del gobierno involucrada en esto, sabes, los pelos de la nuca deberían erizarse”, dijo la representante Elaine Luria, D. -Va., miembro del comité del 1/6, en una entrevista con The Associated Press.

“Creo que poner todo junto en un solo lugar y una narrativa coherente ayudará al pueblo estadounidense a comprender mejor lo que sucedió el 6 de enero, y las amenazas que eso podría plantear en el futuro”.

La investigación de un año del panel del 1/6 sobre el ataque al Capitolio comenzará a mostrar cómo la tradición estadounidense de una transferencia pacífica del poder presidencial estuvo a punto de desaparecer. Reconstruirá cómo Trump se negó a conceder las elecciones de 2020, difundió afirmaciones falsas de fraude electoral y orquestó una campaña pública y privada sin precedentes para anular la victoria de Biden.

Es posible que el resultado de las próximas semanas de audiencias públicas no cambie los corazones ni las mentes en Estados Unidos políticamente polarizados. Pero la investigación del comité, con 1,000 entrevistas, pretende quedar como un registro público para la historia. Un informe final tiene como objetivo proporcionar un recuento del ataque más violento contra el Capitolio desde que los británicos lo incendiaron en 1814 y garantizar que tal ataque nunca vuelva a ocurrir.

Las emociones aún están vivas en el Capitolio y la seguridad será estricta para las audiencias. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley informan un aumento en las amenazas violentas contra los miembros del Congreso.

En este contexto, el comité intentará hablarle a un país dividido, antes de las elecciones de mitad de mandato de otoño, cuando los votantes decidan qué partido controla el Congreso. La mayoría de las cadenas de televisión transmitirán las audiencias en vivo, pero Fox News Channel no lo hará.

El presidente del comité, el líder de los derechos civiles, el representante Bennie Thompson, demócrata por Mississippi, y la vicepresidenta, la representante Liz Cheney, republicana por Wyoming, hija del exvicepresidente Dick Cheney, marcarán la pauta con los comentarios de apertura.

Los dos líderes del Congreso resumirán lo que el comité aprendió sobre los eventos que llevaron a ese enérgico día de enero de 2021 cuando Trump envió a sus partidarios al Congreso para “luchar como el infierno” por su presidencia, mientras los legisladores realizaban el trabajo típicamente rutinario de certificar los anteriores resultados de noviembre.

“La gente tendrá que seguir dos flujos de eventos que se cruzan: uno será el intento de anular las elecciones presidenciales, esa es una historia desgarradora en sí misma”, dijo a AP el representante Jamie Raskin, D-Md., miembro del comité.

“El otro será la secuencia de eventos que conduzcan a un violento ataque de la mafia contra el Capitolio para detener el conteo de votos del Colegio Electoral y bloquear el equilibrio pacífico de poder”, dijo.

En primer lugar, habrá relatos desgarradores de la policía que participó en un combate cuerpo a cuerpo con la mafia, con el testimonio de la oficial de policía del Capitolio de EE.UU., Caroline Edwards, quien resultó gravemente herida en el ataque. El jueves también aparecerá el documentalista Nick Quested, quien filmó a los extremistas Proud Boys asaltando el Capitolio. Desde entonces, algunos de los miembros de ese grupo han sido acusados, al igual que algunos miembros del grupo Oath Keepers, de raros cargos de sedición por el ataque de estilo militar.

Junto con el testimonio de testigos presenciales en vivo, el panel revelará presentaciones multimedia, incluidos videos y audios inéditos, y una “montaña de evidencia”, dijo un asistente del comité que insistió en el anonimato para obtener una vista previa de la audiencia. Habrá relatos grabados de los asesores principales de Trump en la Casa Blanca, la administración y la campaña, así como miembros de la familia de Trump, dijo el asesor.

En las próximas semanas, se espera que el panel detalle la campaña pública de Trump para “detener el robo” y la presión privada que ejerció sobre el Departamento de Justicia para revertir su derrota electoral, a pesar de docenas de casos judiciales fallidos y su propio fiscal general atestiguando que no hubo ningún fraude en una escala que podría haber inclinado los resultados a su favor.

El panel, integrado por nueve legisladores, enfrentó obstáculos desde su inicio. Los republicanos bloquearon la formación de un organismo independiente que podría haber investigado el ataque del 6 de enero de la misma manera que la Comisión del 11 de septiembre investigó el ataque terrorista de 2001.

En cambio, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dio paso a la creación del panel 1/6 en el Congreso a pesar de las objeciones del líder republicano del Senado, Mitch McConnell. Rechazó a los legisladores designados por los republicanos que el 6 de enero habían votado en contra de certificar los resultados de las elecciones y eligió a sus propios miembros preferidos para servir.

Trump ha descartado la investigación como ilegítima y muchos republicanos están preparados para defenderlo.

La representante Elise Stefanik de Nueva York dijo en una conferencia de prensa de líderes republicanos que el “desvergonzado programa de máxima audiencia” del comité no es más que una campaña de desprestigio contra el expresidente, su partido y sus seguidores.

Pero por muchas medidas, el ataque se puso en marcha poco después del día de las elecciones, cuando Trump afirmó falsamente que la votación fue manipulada y se negó a conceder una vez que Biden fue declarado ganador.

Se espera que los procedimientos presenten a los estadounidenses un elenco de personajes, algunos muy conocidos, otros escurridizos, y lo que dijeron e hicieron mientras Trump y sus aliados intentaban revertir el resultado de las elecciones.

El público conocerá las acciones de Mark Meadows, el jefe de gabinete del presidente, cuyos más de 2,000 mensajes de texto brindaron al comité una instantánea de la lucha en tiempo real para mantener a Trump en el cargo. De John Eastman, el profesor de derecho conservador que fue el artífice del plan fallido para convencer al vicepresidente Mike Pence de que detuviera la certificación el 6 de enero. De los funcionarios del Departamento de Justicia que amenazaron con renunciar en lugar de aceptar las sorprendentes propuestas de Trump.

Los legisladores también se han visto involucrados en la investigación, incluido el líder republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, quien desafió las solicitudes de citación del comité para testificar. La hija de Trump, Ivanka Trump, quien instó a su padre a suspender a los alborotadores, apareció en privado, ante el comité.

El Departamento de Justicia arrestó y acusó a más de 800 personas por la violencia de ese día, la redada más grande de su historia.