Tampa, Fla. (WFLA) — El escándalo Watergate ha sido el escándalo político más grande que ha ocurrido en la historia moderna de los Estados Unidos, que terminó con la renuncia del presidente Richard Nixon en agosto de 1974.

Según los observadores políticos, el escándalo de Watergate cambió la política estadounidense para siempre.

“Era claro que desde el principio esto no fue un robo común y el FBI inmediatamente se vio involucrado en la investigación política más sensible en su historia”, se lee en el sitio web del FBI. “Al final, a pesar de algunos desafíos en sus propias filas, los esfuerzos exhaustivos del Buró fueron invaluables para descifrar la saga del Watergate”.

En el sitio web del FBI se pueden encontrar todos los archivos relacionados con el Escándalo Watergate.

¿En qué consistió el escándalo Watergate?

El escándalo Watergate fue un allanamiento de morada en una de las sedes del Comité Nacional Demócrata en el edificio de oficinas de Watergate en Washington, D.C., durante el cual, según informes e investigaciones, los merodeadores estaban conectados con la campaña de reelección del presidente Richard Nixon, republicano, y habían sido sorprendidos interceptando teléfonos y robando documentos.

Nixon tomó medidas agresivas para encubrir los crímenes, pero cuando los reporteros del Washington Post Bob Woodward y Carl Bernstein revelaron su papel en la conspiración, Nixon renunció el 9 de agosto de 1974.

Cronología desde el crimen hasta la caída de un presidente:

17 de junio de 1972: Cinco hombres son arrestados en un allanamiento de morada en la sede del Comité Nacional Demócrata en el hotel y complejo de oficinas Watergate en Washington.

20 de junio de 1972: el presidente Richard Nixon y su asistente H.R. Haldeman hablan sobre Watergate. Más tarde, los fiscales encuentran una brecha de 18 minutos en la cinta de esa conversación.

15 de septiembre de 1972: Siete hombres, incluidos dos excolaboradores de la Casa Blanca, son acusados ​​del robo de Watergate.

11-30 de enero de 1973: Cinco de los hombres se declaran culpables de conspiración, robo y escuchas telefónicas. Dos son juzgados y condenados.

30 de abril de 1973: Haldeman y el asistente de Nixon, John D. Ehrlichman, renuncian. El asistente de la Casa Blanca, John Dean, es despedido.

16 de julio de 1973: Testimonio ante el Comité Watergate del Senado revela que todas las conversaciones de Nixon en la Casa Blanca fueron grabadas.

24 de julio de 1973: La Corte Suprema dictamina que Nixon debe proporcionar las cintas y los documentos solicitados por el fiscal especial de Watergate Archibald Cox.

20 de octubre de 1973: Cox se niega a ceder en las cintas y Nixon ordena al fiscal general Elliot Richardson que despida a Cox. Richardson se niega y renuncia en protesta. El fiscal general interino Robert Bork despide a Cox. Esto se conoce como la Masacre del sábado por la noche.

24 de julio de 1974: La Corte Suprema dictamina que Nixon debe entregar las cintas.

27-30 de julio de 1974: El Comité Judicial de la Cámara aprueba tres artículos de acusación: obstrucción de la justicia, abuso de poder y violación de su juramento del cargo, e incumplimiento de las citaciones de la Cámara.

5 de agosto de 1974: La cinta de “pistola humeante” se hace pública. En la grabación de una conversación del 23 de junio de 1972, se escucha a Nixon aprobar una propuesta de su jefe de gabinete para presionar al FBI para que abandone su investigación sobre el allanamiento de Watergate seis días antes. Los republicanos que tenían la intención de apoyar a Nixon en un juicio político lo abandonan.

9 de agosto de 1974: Nixon renuncia.

8 de septiembre de 1974: el presidente Gerald Ford indulta a Nixon.

Los “ladrones de Watergate”

La prensa estadounidense informó que cinco hombres habían sido detenidos en las oficinas de Watergate y que estaban siendo imputados por robo en segundo grado, por lo que inicialmente fueron conocidos como los “ladrones del Watergate”.

Cuatro de los involucrados tenían fuertes vínculos con Cuba. Sus nombres: Bernard Barker, Eugenio Martínez y Virgilio González, todos cubanos de nacimiento y exiliados en Estados Unidos. El cuarto individuo, Frank Sturgis, estadounidense de nacimiento, pero durante décadas participó en operaciones encubiertas, primero a favor y luego en contra de Fidel Castro, según la BBC de Londres.

El quinto detenido fue James W. McCord, un experto en intercepciones electrónicas que había trabajado para la CIA y que, en ese entonces, era el coordinador de seguridad de la campaña del presidente Nixon.