EL PASO, Texas (Informe fronterizo) – Un oficial federal enfrenta cargos de conducta sexual inapropiada con una menor luego de que presuntamente secuestró a una niña de 15 años cuando se dirigía a la escuela en Douglas, Arizona, y la agredió sexualmente esta semana.

Aaron Mitchell, de 27 años, oficial de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. asignado a Douglas, presuntamente condujo hasta la niña en la cuadra 1300 de G Avenue en un vehículo rojo sin identificación mientras ella caminaba hacia su escuela y le pedía documentación. Mitchell llevaba un chaleco táctico con la etiqueta “Policía” y, después de verificar su identificación, le dijo a la niña de 15 años que la llevaría al departamento de policía, dijo el Departamento de Policía de Douglas en un comunicado.

Aaron Mitchell (cortesía del condado de Cochise)

Mitchell supuestamente sujetó a la niña, la colocó en su vehículo y condujo hasta un apartamento en Sierra Vista, a varias millas de distancia. Fue allí donde supuestamente la agredió sexualmente el 25 de abril, dijo la policía de Douglas. Mitchell supuestamente llevó a la niña de regreso a Douglas esa tarde; La policía recibió el informe de un posible secuestro y agresión sexual poco después.

Los detectives de la policía de Douglas y Sierra Vista investigaron la acusación, localizaron el apartamento y arrestaron a Mitchell durante una parada de tráfico. El empleado de CBP fue fichado en la Cárcel del Condado de Cochise a las 3:15 am del miércoles sin fianza en espera de una audiencia, según muestran los registros del condado.

CBP envió el jueves una declaración a los medios locales en la que afirma que la agencia no tolera la corrupción o el abuso dentro de sus filas, y que cooperará plenamente con cualquier investigación que involucre a sus oficiales, ya sea que los presuntos actos ocurran mientras están de servicio o fuera de servicio.

Las acusaciones generaron una preocupación inmediata de la comunidad en las redes sociales.

“El hecho de que trabajes como BP (sic) o como oficial no significa que no vayas a ir a la cárcel. Lo siento mucho por esta jovencita. Espero que se cure”, publicó una residente.

“DIOS MÍO. Ni siquiera puedo confiar en aquellos que se supone que deben protegernos”, publicó otra mujer.

“¿Cómo pueden estas jóvenes volver a confiar en un hombre de la ley?” publicó otra residente femenina de Douglas.