TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) – La crisis migratoria en los Estados Unidos también se siente en las aguas del Caribe. En lo que va de año 4,822 personas han sido interceptadas por la Guardia Costera de los Estados Unidos, 6 veces más que en el año 2021, con un registro de 838 personas detenidas en el mar por las autoridades.

Eric Villa, vocero de la Guardia Costera y quien ha participado en estas operaciones de rescate, se refirió al incremento de migrantes. “Hemos invertido recursos y aumentado el nivel de personal en esas áreas para garantizar o para salvaguardar la vida en altamar ya que estos viajes son sumamente peligrosos”.

El oficial dice que el riesgo de lanzarse al mar en estas precarias embarcaciones es muy alto. “Nuestros equipos de rescate se han encontrado con situaciones que terminan muy mal, que termina en pérdida de vidas”.

El cubano Frank Díaz, director de una escuela secundaria en Tampa, conoce muy bien el peligro y recuerda lo que vivió cuando era niño. “Yo vine en barco igual. No en una balsa pero en un barco y nos arriesgamos de la misma manera, simplemente para tener una oportunidad para venir a este país y tener un futuro”.

Para la congresista Kathy Castor, el incremento de balsesos de países como cuba tiene razones concretas. “Ellos tiene escasez de comida y gasolina y además cuando las personas protestan pacíficamente, ellos los encierran en la cárcel como presos políticos”.

En las últimas 48 horas 30 cubanos, 20 dominicanos y 1 haitiano han sido repatriados por la Guardia Costera de los Estados Unidos, después de ser encontrados en las peores condiciones. “Sin chalecos salvavidas, sin instrumentos de navegación, sin ningún equipo para llamar la atención de los rescatistas”. Afirmó Villa.

Ante los riesgos, Las autoridades de la Guardia Costera recomiendan buscar recursos legales para poder emigrar sanos y salvos.