DAVENPORT, Fla. (WFLA) – La Oficina del Sheriff del Condado de Polk publicó el lunes un video de vigilancia de un incidente en el que un sospechoso le disparó a uno de sus agentes mientras investigaba un disturbio doméstico.

El miércoles pasado, los agentes Nicole Lyons y Harodis “Tony” Nunez fueron llamados al vecindario de Tanglewood Preserve en Davenport alrededor de las 10 p.m.

Según la oficina del alguacil, el sospechoso Gabriel Batista, de 41 años, de Orlando había tenido una discusión por teléfono antes de advertir a uno de los residentes de la casa de Davenport que si llamaban a la policía, no terminaría bien.

Luego, supuestamente, Batista se presentó en la casa de las víctimas y comenzó a golpear puertas y ventanas. La oficina del alguacil dijo que el sospechoso llamó al residente y le dijo que la policía tendría que matarlo en la casa.

Cuando llegaron los dos agentes, Batista ya se había ido, pero regresó poco después, dejando su auto con las manos a la espalda. El video de vigilancia mostró que Batista seguía escondiendo sus manos mientras los agentes se le acercaban y le ordenaban que las mostrara.

Gabriel Batista, de 41 años (Cortesía de la Oficina del Sheriff del Condado de Polk)

Eventualmente, Lyons comenzó a usar su dispositivo paralizante y Núñez empuñó su arma. Mientras tanto, Batista todavía no muestra sus manos mientras se mueve hacia atrás alrededor del vehículo.

La oficina del alguacil dijo que Lyons finalmente desplegó el dispositivo paralizante para que el sospechoso cumpliera con sus órdenes.

En este punto, como se ve en el video. el sospechoso sacó una pistola de 9 mm y comenzó a dispararles.

La oficina del alguacil dijo que Batista disparó seis tiros, uno de los cuales golpeó a Núñez en el pecho. Sin embargo, el chaleco antibalas del agente lo protegió de la bala.

Núñez le disparó al sospechoso, pero falló. Sin embargo, Batista rápidamente arrojó su arma y se entregó a los agentes.

“Fue simplemente notable ver la respuesta [de Nuñez] después de recibir un disparo en el pecho”, dijo el jueves el alguacil Grady Judd. “Detiene al tipo y lo esposa junto con el agente Lyons. Él nunca baja. No salió de la pelea. Recargó su arma. Fue una respuesta destacada”.

Núñez fue trasladado a un hospital por las heridas que sufrió por el impacto de la bala, pero fue dado de alta el viernes por la mañana.

“Está adolorido, pero se está recuperando”, dijo Judd en un comunicado enviado el viernes. “Las llamadas de violencia doméstica se encuentran entre las más peligrosas a las que responden nuestros agentes.

Según Judd, Batista le dijo a los detectives que estaba planeando un suicidio por parte de un policía después de enterarse de que la policía había respondido al disturbio.

“Gabriel nos pidió que lo matáramos, y hubiéramos cumplido con su pedido si el arma del agente Núñez no se hubiera atascado”, dijo. “Haremos que Gabriel rinda cuentas por su violencia depravada contra nuestros agentes”.

Batista fue acusado de dos cargos de intento de asesinato en primer grado de un oficial de la ley, dos cargos de amenaza de muerte por escrito, resistencia con violencia y disparar un arma de fuego en una propiedad residencial.

El tiroteo aún está siendo investigado por la Unidad de Investigaciones Administrativas de PCSO, la Oficina del Fiscal del Estado y la Fuerza de Tarea de Incidentes Mortales Involucrados por Oficiales del Décimo Circuito Judicial.

Este sería el segundo tiroteo en el que la oficina del alguacil se ha enfrentado en octubre hasta el momento.

El primero terminó con la muerte del agente Blane Lane, quien fue alcanzado por un disparo de agentes que disparaban contra un sospechoso que creían que estaba armado con una pistola. Judd dijo que creía que ese incidente también tenía la intención de ser un suicidio por parte de la policía.