PLANT CITY, Fla. (WFLA) – Baldomero Vega nunca solicitó los beneficios de VA porque no necesitaba la ayuda, pero después de que tuvo cáncer más tarde en la vida, sus solicitudes fueron denegadas.

Ahora, el tiempo se acaba para el hombre de 87 años.

Vega está hospitalizado con las últimas etapas de la enfermedad y ha renunciado a los beneficios del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. que insiste que ganó mientras servía en el Ejército en la Guerra de Corea.

“Nunca me van a ayudar”, dijo Vega a través de un traductor durante una entrevista antes de ser hospitalizado. “Nunca me van a tomar en cuenta y si no me toman en cuenta? Pues yo sé que serví a mi patria”.

Después de esa entrevista, el hijastro de Vega, Greg Taylor, lo ayudó a caminar hasta su cama.

“Solo acuéstate y descansa”, le dijo Taylor mientras ponía una manta sobre el frágil cuerpo de Vega.

Vega ha estado esperando años por al menos el reconocimiento de su afirmación de que no solo sirvió sino que recibió un disparo en la pantorrilla justo antes de caer y sufrir una lesión cerebral traumática.

Una opinión médica de que “el PTSD de Vega fue causado directamente por su experiencia mientras servía en el ejército de los EE.UU.” no fue suficiente para convencer al VA. Pero el documento de decisión de calificación que siguió contiene una pista sobre el servicio de Vega, según Taylor y Vega.

Taylor, quien ayudó a su padrastro a presentar los documentos de VA, dijo que Vega ni siquiera recordaba el año en que sirvió hace siete décadas.

La decisión de calificación de VA incluyó las fechas precisas del 15 de octubre de 1953 al 15 de marzo de 1955, así como “Honorable” en la columna “Carácter de descarga”.

Un portavoz de VA afirma que Vega proporcionó la información, pero Vega y Taylor lo niegan.

“No”, dijo Vega cuando se le preguntó si proporcionó las fechas.

Taylor fue más contundente.

“Simplemente no entiendo por qué mentirían descaradamente y dirían que proporcionamos algo que no proporcionamos”, dijo Taylor. “¿Esas fechas dadas (por el VA) no significan que saben algo sobre él sirviendo?”

El oficial de Asuntos Públicos de VA, Gary Kunich, no respondió una pregunta sobre la posibilidad de que un hombre de la edad de Vega recordaría las fechas exactas de su servicio. Dijo que el caso aún no está cerrado.

“Como hemos transmitido antes, si el Sr. Vega puede proporcionar un número de servicio, podemos investigar más a fondo”, dijo Kunich en un correo electrónico. “La Administración de Beneficios de VA le ha pedido al Sr. Vega que proporcione esta información, sin embargo, todavía no la hemos recibido”.

Vega ahora solo quiere algún tipo de reconocimiento por haber arriesgado su vida mientras servía en el ejército por un país por el que dijo que volvería a luchar.

“Si pudiera, sí”, dijo Vega a través de un traductor. “Porque mi país es mi nación y mi patria”.

Taylor lo llama desgarrador.

“Amas lo suficiente a tu país y sales y luchas y él casi pierde la vida”, dijo Taylor. “Y, sin embargo, ahora tu país te está negando. Esa debe ser una de las cosas más dolorosas del mundo. Solo quiere reconocimiento por su servicio”.

Taylor dijo que le dijeron que los registros clave necesarios para conectar los problemas médicos de Vega con su servicio se quemaron en el incendio de 1973 en el Centro Nacional de Registros de Personal en St. Louis.

El incendio destruyó el 80 % de los documentos del personal del Ejército dados de baja desde el 1 de noviembre de 1912 hasta el 1 de enero de 1960, según el sitio web de Archivos de EE.UU.

“Nunca se mantuvieron copias duplicadas de estos registros, ni se produjeron copias en microfilm”, afirma el sitio web.

El número de servicio que falta también está relacionado con averiguar qué sucedió con las copias de los documentos del VA.

Kunich dijo que VA “no puede determinar si los registros del Sr. Vega” fueron destruidos en el incendio sin un número de servicio.