TAMPA, Fla. (WFLA) – El trabajador de la construcción que, según las autoridades, mató a un oficial del condado de Pinellas con un montacargas en un presunto atropello y fuga recibió una fianza más alta y restricciones de viaje en su primera aparición el sábado.

Juan Ariel Molina-Salles, de 32 años, de Honduras, fue arrestado el viernes por la mañana después de una cacería humana de nueve horas cuando huía de la escena de un incidente en el lugar de trabajo que mató al agente Michael Hartwick, quien trabajaba en la construcción de carreteras en el área de la Interestatal 275 y Bulevar Roosevelt.

El alguacil Bob Gualtieri dijo a los periodistas que Molina-Salles había golpeado a Hartwick mientras conducía un cargador frontal con un montacargas, matándolo instantáneamente. En lugar de revisar al oficial o llamar al 911, Molina-Salles le dio su chaleco y casco a otro trabajador, Elieser Aurelio Gómez-Zelaya, de 31 años, para que pudiera esconderlos.

Según el alguacil, Gómez-Zelaya también estaba ilegalmente en el país como ciudadano hondureño.

Juan Ariel Molina-Salles durante su primera aparición el sábado

Gualtieri dijo que Molina-Salles admitió haber huido porque tenía miedo. Durante una conferencia de prensa, el alguacil dijo a los periodistas que el sospechoso estaba ilegalmente en el país, no tenía licencia de conducir y trabajaba con un nombre falso, Víctor Vázquez.

“No tiene calificaciones para conducir un montacargas, y dijo que les dijo a estas personas que en Honduras, trabajó en la construcción y sabe cómo operar esta cosa, así que dijeron que adelante”, dijo el alguacil el viernes. “¿Es eso realmente lo que están haciendo estos contratistas? ¿Es así como están haciendo negocios?”

La fiscal estatal Elizabeth Constantine dijo que el acusado había estado usando la identidad y el número de seguro social de otra persona para trabajar. Según la fiscalía, tomó varias horas averiguar el verdadero nombre de Molina-Salles, lo que frustró la investigación.

Constantine también dijo que Molina-Salles admitió el crimen después de que le leyeron sus derechos Miranda. Si bien no tiene antecedentes penales locales, la fiscal estatal dijo que no podía hablar sobre los posibles antecedentes penales del acusado en su país de origen, Honduras.

Agente Michael Hartwick. Fuente: Oficina del Sheriff del Condado de Pinellas

Inicialmente, Molina-Salles recibió una fianza de $100,000 por abandonar la escena de un accidente con muerte. Sin embargo, a pedido del estado el sábado, la fianza del acusado se incrementó a $500,000.

Si paga la fianza, Molina-Salles deberá usar un monitor GPS, entregar cualquier pasaporte a su nombre u otros alias, y no se le permitirá salir del condado de Pinellas. También tendrá prohibido conducir.

El acusado también fue designado un defensor público para que lo represente.

Gómez-Zelaya, el trabajador que ayudó a ocultar los artículos de Molina-Salles, recibió una fianza de $100,000 por encubrimiento después del hecho, según su registro de la cárcel.

Elieser Aurelio Gomez-Zelaya (Crédito: Oficina del Sheriff del Condado de Pinellas)

También se le otorgó una fianza de $150 por dar un nombre falso a las fuerzas del orden y se le impusieron las mismas restricciones de viaje que a su compañero acusado.

La próxima cita de Gómez-Zelaya en la corte es el 29 de septiembre para determinar si puede contratar a un abogado para que lo represente.