TAMPA, Fla. (WFLA) —El horario de verano está llegando a su fin este fin de semana.

Los relojes retrocederán una hora a las 2 a.m. del domingo por la mañana, lo que les dará a todos una hora extra de sueño.

Aunque a la mayoría no le importa dormir más, ha sido durante mucho tiempo un tema de debate.

El cambio desplaza más luz solar de la tarde a la mañana, por lo que hay mañanas más brillantes durante los meses de invierno y las tardes oscurecen antes.

A medida que nos acercamos a los meses de invierno, el sol saldrá a las 6 a.m. y las puestas de sol serán alrededor de las 5:30 p.m.

Ya sea que prefiera más luz del día por la mañana (horario estándar) o más luz del día por la noche (horario de ahorro), la lista de pros y contras es larga para cada uno.

Los accidentes automovilísticos, nuestra salud e incluso el turismo se ven afectados por el cambio de horario.

Uno de los argumentos más importantes para permanecer en el horario estándar es que deja las mañanas con más luz para los niños que van a la escuela, lo que genera menos accidentes de peatones en edad escolar.

Por otro lado, hay más choques relacionados con peatones en las noches. También, hay más accidentes automovilísticos en general durante los trayectos nocturnos.

El cambio también conduce a menos luz para las actividades posteriores al trabajo, como hacer ejercicio o deportes después de la escuela. La economía local y el turismo se ven afectados con menos personas que van de compras o a restaurantes cuando está tan oscuro afuera.

El sol de la mañana es mejor para el ciclo de sueño natural de nuestro cuerpo. La luz natural del sol nos ayuda a despertarnos más fácilmente, a diferencia de la luz artificial con bombillas. Sin embargo, con las noches más oscuras, tenemos que usar más luz artificial alrededor de la casa y para movernos.

Algunos argumentan que el horario de verano aumenta el uso de electricidad. Durante la Primera Guerra Mundial, se creó el horario de verano para que las luces utilizaran menos energía por las noches. Pero los estudios encontraron que el cambio no es poco para reducir el consumo de energía, contrariamente a la creencia popular. Con toda la tecnología actual, el uso de energía es alto sin importar si el sol está alto o bajo.