TAMPA, FL. (WFLA) – Steve Haynes y su esposa pensaron que hicieron todo bien cuando compraron un Range Rover a través de una venta privada.

Acompañaron al vendedor a su banco y arreglaron una transferencia bancaria de los $24,000. Pero el dinero terminó en una cuenta que no aceptaba transferencias electrónicas, y no se enteraron hasta 10 días después.

Tuvieron que pagar el auto nuevamente, dicen, pensando que recuperarían su pago original rápidamente.

Eso no sucedió. Más de seis semanas después, recurrieron a Better Call Behnken en busca de ayuda, diciendo que Chase Bank les había dado la vuelta.

“No me hablarán porque no soy un cliente bancario y tampoco devolverán ninguna de mis llamadas telefónicas”, dijo Haynes. “Fui al banco en persona para tratar de hablar con ellos en persona y tampoco me hablaron, me dijeron que saliera de su banco. Muy grosero”.

Después de llamadas de Better Call Behnken, una portavoz de Chase confirmó lo que Haynes dice que había estado tratando de decirle al banco: su dinero fue a una cuenta que el vendedor usó para pagar el préstamo de su automóvil, y esa cuenta no aceptaba transferencias bancarias.

Pero, dice, el banco le decía que estaba bajo investigación y que solo hablarían con el vendedor, su cliente.

El portavoz del banco dijo que el dinero será devuelto a la cuenta de Wells Fargo de Haynes. Ella dijo que podría tomar uno o dos días hábiles para que se publique el dinero.

Haynes está agradecido, pero aún se pregunta por qué tomó tanto tiempo.

“Es irónico que una vez que tomaste el caso, de repente encontraron $24,000”, dijo. “No hago más que agradecerles un millón de veces por hacer esta historia y recuperar mi dinero”.