La Base de la Fuerza Aérea MacDill implementa un nuevo programa para aumentar la diversidad en los altos rangos

Noticias Locales

Jennifer Peñate tomo vuelo para conocer más sobre el programa llamado AIM High

TAMPA, Fla. (Tampa Hoy) — Existe una nueva iniciativa para aumentar la representación en los más altos rangos de la fuerza militar de los Estados Unidos. De los 45 comandantes de 4-estrellas, solamente hay dos que son hombres Afroamericanos y una que es mujer. 

Para poder incluir a más voces diversas, la Base de la Fuerza Aérea MacDill, está implementado el nuevo esfuerzo de reclutamiento llamado AIM High para inspirar a estudiantes de la Bahía de Tampa. 

Comandantes de MacDill invitaron nuestra Jennifer Peñate a tomar vuelo para conocer más sobre el programa. 

Fue una experiencia llena de adrenalina y con una vista a 30,000 pies de altura dando una perspectiva de lo que se puede lograr. Pero para comprender la magnitud de esta iniciativa te contamos sobre el viaje desde el inicio. 

A la 7:00 a.m.  en la base de La Fuerza Aérea MacDill comenzó la misión especial para cinco jóvenes minoritarios de la escuela Cristo Rey en Tampa. 

Para empezar: Una dosis de inspiración de parte de la única mujer designada como General de 4-estrellas, la Gen. Jacqueline Van Ovost.  

 “No puedes ser lo que no puedes ver. Y esta es la posibilidad,” dijo la Gen. Van Ovost. 

 La misma ayudo a que las mujeres fueran pilotos de aeronaves de combate en la Fuerza Aérea, ayudo a crear uniformes para mujeres incluso para mujeres embarazadas, y ha registrado 4.000 horas de tiempo de vuelo en 30 aviones diferentes.    

Las palabras de Gen. Van Ovost resonaron con los estudiantes cuando abordaron el avión KC-135.  

“Es muy importante porque nosotras como mujeres, nuestras voces no son tan escuchadas,” dijo Kiara Perdomo, estudiante de Cristo Rey.   

“Cuando tenemos un equipo más fuerte e inclusivo, somos una unidad de guerra de primer nivel,” dijo el Col. Ben Robins, quién ayudó implementar el programa AIM High.  

 Su objetivo es ayudar a estos y otros estudiantes también romper barreras.  

“Es un orgullo servir en la fuerza militar y poner a los Hispanos en alto,” dijo José Mancía, estudiante de Cristo Rey. 

 Así que tomamos asiento y tomamos vuelo a 300 millas por hora saliendo de la base MacDill en rumbo a Tennessee.  

Los estudiantes exploraron la cabina y como broche de oro el “boom pit” donde un piloto tiene la tarea de recargar un avión enorme con gasolina mientras este vuela a 30 pies en distancia de nuestra aeronave.  

Fue una experiencia increíble. Y con la misión cumplida, regresamos a la base con futuros pilotos abordo y contribuyendo sus propios consejos. 

  “No dejen de tratar de cumplir sus deseos y que los obstáculos que los superen y que siguán adelante,” nos dijo Mancía. 

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.