CONDADO DE POLK, Fla. (WFLA) – Delvin Sasnett estaba en modo de negación el martes cuando se le preguntó sobre las acusaciones de haberle ofrecido una serpiente de coral venenosa a un oficial encubierto.

“No tenía serpientes venenosas”, dijo Sasnett, quien fue puesto en libertad bajo fianza.

“¿Que tenía?” preguntó la reportera Staci DaSilva de WFLA News Channel 8.

“Tenía serpientes de maíz”, respondió.

Fue uno de los ocho sospechosos arrestados en una investigación de años por parte de la Comisión de Conservación de Vida Silvestre y Pesca de Florida destinada a interrumpir un posible mercado negro de reptiles venenosos en Florida.

La agencia incautó casi 200 serpientes de todo el mundo, incluyendo taipán interior, bushmaster, víbora rinoceronte, víbora africana, víbora de Gabón, mamba verde, víbora de pestañas, múltiples especies de cobra escupidora, cobra del bosque, víbora bufadora y víboras de escamas de sierra.

Se alegaba que algunas de las personas involucradas estaban importando grandes cargamentos de serpientes venenosas no nativas de todo el mundo.

“Extremadamente peligrosas, ya que muchas de estas serpientes pueden causar lesiones corporales graves o incluso la muerte”, dijo el comandante Randy Bowlin de FWC.

Además, si las peligrosas especies no nativas escaparan, podrían vivir y reproducirse fácilmente en el clima subtropical de Florida, dijo FWC.

Según su declaración jurada de causa probable, los funcionarios identificaron por primera vez a Sasnett como objeto de investigación en 2019, debido a las quejas públicas sobre la captura y venta ilegal de vida silvestre.

Se le acusa de publicar en Snapchat una foto de una serpiente de coral venenosa que había capturado.

Sasnett no tenía un permiso que le permitiera poseer reptiles venenosos.

Sasnett niega haberlo publicado en Snapchat.

Pero según la declaración jurada, un oficial encubierto le envió un mensaje a Sasnett en Snapchat con el emoji de “ojos” y escribió “Yo Quiero”, en referencia a la serpiente de coral.

La declaración jurada muestra que Sasnett se la ofreció al oficial y lo invitó a su casa en Eagle Lake.

Allí, según los funcionarios, Sasnett tenía la serpiente venenosa en un recipiente de plástico sin llave.

El oficial también observó una pitón y un caimán de 4 a 5 pies que fueron sacados del baño.

“Tenía mascotas, no serpientes venenosas”, dijo Sasnett.

“¿Tenías un caimán en tu bañera?” preguntó la reportera DaSilva.

“No hice. Esas son acusaciones”, dijo Sasnett.

Sasnett debe comparecer ante el tribunal el 14 de febrero para su lectura de cargos en el condado de Polk por dos cargos, según muestran los registros judiciales.