TAMPA, Fla. (WFLA) – Un hombre de Tampa fue sentenciado a más de cinco años de prisión por delitos que se remontan a enero de 2015. El anuncio del Departamento de Justicia de EE.UU. dijo que el hombre, junto con sus cómplices, cometieron una variedad de delitos, incluido el fraude de beneficios del seguro de desempleo por COVID.

Devaris McClain, de 30 años, pasará cinco años y un mes en una prisión federal “por conspiración para cometer fraude con dispositivos de acceso y robo de identidad con agravantes”. Su sentencia incluye el pago de cerca de $100,000.

Los documentos judiciales dicen que desde enero de 2015 hasta agosto de 2016, “McClain y sus cómplices falsificaron tarjetas de crédito y débito al obtener tarjetas de regalo prepagas, grabarlas con sus nombres y la información de identificación personal (PII) robada de otras personas, y borrar la bandas magnéticas en el reverso de las tarjetas para garantizar que los empleados de los establecimientos minoristas tuvieran que teclear a mano los números de cuenta robados grabados en el frente de las tarjetas”.

Luego, USDOJ dijo que el grupo usó las tarjetas para comprar artículos, tarjetas de regalo y luego usó tiendas minoristas para convertir las tarjetas en efectivo. Al hacerlo, el Departamento de Trabajo de EE.UU. dijo que McClain “obtuvo de manera fraudulenta una tarjeta de débito” a nombre de una víctima y retiró $86,804 en beneficios del seguro de desempleo que pertenecían a otra persona.

Además de usar las tarjetas, “McClain también participó en un esquema para obtener de manera fraudulenta los beneficios del seguro de desempleo (UI) de varias agencias laborales estatales”, durante la pandemia de COVID-19.

En marzo de 2020, la pandemia de COVID-19 fue declarada emergencia nacional. El Congreso de los EE.UU. y el expresidente Donald Trump aprobaron la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus para brindar alivio a los estadounidenses en apuros.

Una copia de la acusación de McClain, el expediente judicial muestra que también “defraudó” al gobierno de los EE.UU. por $ 4,000 pagados por los beneficios de desempleo de COVID-19, utilizando “dispositivos de acceso no autorizados” de julio a agosto de 2020. Esos fondos, como las cantidades transferidas en la “conspiración” previamente detallada, fueron colocadas en tarjetas de débito a nombre de otras personas, violando la ley.

McClain se declaró culpable el 18 de enero, según el USDOJ. La Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Medio de Florida dijo que tendrá que devolver $92,346.54 al USDOL y otras instituciones financieras.