CONDADO DE PINELLAS, Fla. (WFLA) – Un hombre de New Port Richey fue arrestado por un delito grave el sábado después de que las autoridades dijeron que le arrojó un hot dog a un oficial que le advertía de violar una ordenanza de la ciudad, según los documentos del arresto.

Los oficiales dijeron que Jason Stoll, de 47 años, de New Port Richey ignoró las advertencias y continuó vendiendo perritos calientes en la carretera el sábado alrededor de las 12 a.m. después de que había vencido su permiso.

Se le pidió a Stoll que dejara el hot dog, pero las autoridades dijeron que continuó con su intento de venderlo.

Stoll luego se puso “extremadamente molesto” antes de arrojar intencionalmente el perrito caliente al oficial, agregan los documentos.

El oficial vestía uniforme policial completo en el momento del incidente.

Stoll fue acusado de agresión contra un oficial de la ley y de resistirse a un oficial sin violencia. Si es declarado culpable, podría enfrentarse a un mínimo de 3 años de cárcel.