MIAMI (AP) — Un hombre de Bradenton acusado de vender lejía industrial tóxico como cura para el coronavirus a través de su iglesia fue extraditado a Estados Unidos luego de ser arrestado en Colombia.

Mark Grenon, de 64 años, compareció por primera vez ante el tribunal el jueves en la corte federal de Miami luego de su reciente extradición, según los registros judiciales. Grenon y sus tres hijos adultos fueron acusados el año pasado de un cargo cada uno de conspiración para cometer fraude y dos cargos de desacato criminal cada uno.

Grenon es el arzobispo de la Iglesia de Salud y Sanación Génesis II, con sede en Bradenton, Florida. La iglesia fabricó, promocionó y vendió dióxido de cloro como una “Solución Mineral Milagrosa”, dijeron las autoridades. Los Grenon afirman que la solución puede curar una gran variedad de enfermedades que van desde el cáncer hasta el autismo, la malaria y el COVID-19. Un juez federal de Miami había ordenado a la iglesia que dejara de vender la sustancia en 2020, pero la orden fue ignorada y Grenon fue arrestado en Colombia varios meses después.

Cuando se ingiere, la solución que venden los Grenon se convierte en un blanqueador que normalmente se usa para tratar textiles, agua industrial, pulpa y papel, según la Administración de Drogas y Alimentos. Las autoridades dijeron que ingerir estos productos es lo mismo que beber lejía y puede ser fatal.

Los registros judiciales no incluyeron abogados de Grenon que pudieran comentar sobre los cargos.