TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) — Miles de estudiantes podrían ser afectados ante la posibilidad de que el Distrito Escolar del Condado de Hillsborough haga cambios en sus escuelas, algo que tiene preocupados a decenas de padres, quienes no solo están a la expectativa de saber en dónde estudiarán sus hijos ante los posibles cambios, sino también sobre cómo esto afectará su estabilidad.

Varias familias hispanas de la Bahía de Tampa como la de las hermanas Vargas han decidido levantar su voz luego de conocer que el centro educativo de sus hijos, la escuela Morgan Woods Elementary, está dentro de la lista de las posibles impactadas por la propuesta de rezonificación del Distrito Escolar. “Realmente fue algo que nos llegó así de repente y no entiendo realmente cuál sean las motivaciones que tengan las autoridades para plantearse este posible cambio”, afirmó Glebis Vargas.

A Glebis, quiene tiene solo 5 meses en el país, le preocupa que la escuela de su hijo sea cerrada. “Es un cambio de dinámica y de adaptación para los padres y para los niños, entonces es un proceso muy complicado”.

Para su hermana Glenis, quien tiene un poco más de dos años en Tampa, esta escuela ha sido clave para los inmigrantes. “No solamente los niños latinos han sido beneficiados con esa escuela, digo latinos porque son los que están llegando recientemente al país. La escuela brinda oportunidad de que ellos se adapten al sistema escolar facilmente”, sostuvo Glenis.

Pero el Distrito Escolar ha insistido en la necesidad de analizar los límites escolares actuales, equilibrar la inscripción en el condado y planificar mejor las necesidades escolares futuras, lo que podría impactar la vida de hasta 24 mil estudiantes y 123 escuelas.

Para el superintendente regional de Escuelas Secundarias, Marcos Murillo, este ajuste podría ahorrarle al distrito hasta 163 millones de dólares. “Todo también tiene que ver con el dinero, tiene que ver con las escuelas que estan sobre capacidad y las escuelas que estan bajo el nivel de capacidad de estudiantes”, dice Murillo.

Michelli Márquez, quien tiene a su hija de 6 años en Morgan Woods Elementary, dice que no solamente la menor se vería afectada, de cerrar la escuela el impacto sería para toda la familia. “Uno quiere como que tener una estabilidad de no estar cambiando de residencia para no estar cambiándolos a ellos de escuela, pero parece que nos vamos a ver obligados, pero bueno, Dios quiera que no”.

El Distrito Escolar ha informado que esta misma semana sostendrá 10 reuniones informativas en donde buscan recibir la opinión de padres, representantes e incluso maestros antes de tomar la decisión programada para el mes de febrero.

Las autoridades recomiendan a los padres y representantes actualizar sus números de teléfono e emails en las listas escolares, a fin de estar al tanto de los detalles de esta iniciativa, a través de las actualizaciones frecuentes emitidas por el distrito.