TAMPA, Fla. (WFLA) – Un juez fijó una fianza de $2.5 millones para el padre acusado de dispararle a sus dos hijos pequeños en el condado de Hillsborough, matando a uno e hiriendo gravemente al otro.

El padre, Jermaine Lavanda Bass, fue arrestado el lunes y acusado de asesinato, intento de asesinato y abuso infantil agravado.

El alguacil del condado de Hillsborough, Chad Chronister, dijo que sus agentes acudieron a su casa en Armature Gate Townhomes en Heritage Club Drive, alrededor de las 10:30 p. m. del lunes, y encontraron al hijo de 8 años de Bass herido.

Bass les dijo que le disparó a su hijo por accidente, luego lo dirigió a la habitación de los niños, donde encontraron a su hija de 5 años en la parte superior de una litera con heridas de bala.

Según Chronister, ambos niños habían recibido un disparo en la cabeza.

“Uno no dispara accidentalmente a sus hijos tres o cuatro veces en la cabeza”, dijo el sheriff.

Los dos niños fueron trasladados de urgencia al Hospital General de Tampa, donde la niña fue declarada fallecida y el niño permanece en estado crítico.

La madre de los niños les dijo a los agentes que había metido a sus hijos en la cama y les había dado un beso de buenas noches antes de dejarlos con su padre para ir al baño.

Mientras estaba en el baño, escuchó tres disparos, por lo que salió corriendo a buscar ayuda. Momentos después, Bass salió de su casa con su hijo de 8 años en brazos.

Los agentes dijeron que encontraron cuatro casquillos calibre .380 en la litera superior, donde dormía la niña, y notaron que las balas habían atravesado la pared de la habitación de los niños hacia el baño.

Encontraron un arma de fuego Glock 42 calibre .380 en el dormitorio principal, junto a la billetera de Bass.

Las autoridades dijeron que tenían motivos para creer que sus motivos eran premeditados y lo acusaron de asesinato premeditado en primer grado con arma de fuego, intento de asesinato premeditado en primer grado con arma de fuego y abuso infantil agravado.