TAMPA, Fla. (WFLA) – El 2022 no ha sido bueno para los Estados Unidos. En el primer trimestre del año, la economía del país se contrajo 1.4%, según cifras reveladas por el Departamento de Comercio.

El economista Federico Alves conversó con el equipo de Noticias Tampa Hoy sobre estos indicadores, afirmando que “la economía norteamericana ha sufrido un shock muy grande que fue la pandemia y un doble shock con la guerra en Ucrania que todavía no sabemos para dónde va”.

Dice que el exceso de dinero en la calle, producto de los cheques del estímulo, hizo que el país dependiera más de los mercados internacionales, afectando su desempeño. “Todavía no hemos terminado de gastar ese dinero, por eso aumentaron las importaciones, porque la gente sigue comprando bienes”.

Una crisis que va más allá de la Casa Blanca. “Nosotros tenemos que tener una cosa muy clara. Esto no es un problema político. O sea, no podemor echarle la culpa ni a Trump, ni a Biden”.

Para el experto, la clave de la ecuación está en el mercado laboral, el cual ha registrado las cifras de desempleo más bajas en medio siglo. “Si los salarios siguen aumentando y el desempleo sigue bajo, no puede haber recesión. Eso es contrario a toda la teoría económica”.

Una lectura con la que coinciden los corredores de bolsa. “Por ejemplo el Dow Jones sigue mostrando que hay una confianza general en la economía. Entonces podemos pensar que este es un fenómeno temporal, no permanente”.

Para Alves el país tiene la infraestructura y los recursos para recuperarse, pero aún hay ajustes por hacer. “Las tasas de interés ha estado demasiado bajas, durante demasiado tiempo. Eso equivale por ejemplo a una persona que tiene adicción a una droga, en darle droga, toda la que necesite. La persona definitivamente se va a enfermar. La economía norteamericana está enferma de abundancia de dinero”.

El experto indicó que aunque todavía no estamos a las puertas de una recesión económica, aún toca ver si el país está en condiciones para responder a esta contracción del mercado, que por ahora, no afecta el bolsillo de la gente.

El experto aprovechó para recomendarnos evitar endeudarnos con tarjetas de crédito, pagar las deudas antes de ahorrar para así evitar que los intereses nos coman, y de ser posible, invertir en lo más importante para la familia: en una vivienda y un medio de transporte.