CONDADO DE PASCO, Fla. (WFLA) – El Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida (FDLE) anunció un “escándalo de trampa” el viernes que costó a los contribuyentes cientos de miles de dólares y puso en duda el éxito de 1,000 estudiantes en Hudson High.

“Simple y llanamente, este fue un escándalo de trampa: avaricia y trampas en el nivel más bajo”, dijo Mark Brutnell, agente especial a cargo del FDLE Tampa Bay.

La investigación de un año comenzó después de que una persona anónima llamara a Servicios de Educación Agrícola y Tecnología (AEST, por sus siglas en inglés) y afirmara que hicieron trampa en un examen anterior. AEST es responsable de hacer los bancos de pruebas que se proporcionan al Departamento de Educación de Florida.

Antes de que AEST pudiera iniciar su propia auditoría estatal como resultado de la denuncia anónima, otra llamada telefónica y un mensaje de texto alegaron que los maestros de la escuela secundaria Hudson habían hecho trampa en el condado de Pasco.

Brutnell dijo que la auditoría reveló varias irregularidades llamativas.

En primer lugar, las pruebas, que constan de 50 o 100 preguntas, les lleva a los estudiantes en promedio entre 30 y 45 minutos completarlas. Pero los estudiantes que tomaron el examen en la Escuela Secundaria Hudson lo completaron en tan solo cinco minutos.

“Hudson High School tuvo una tasa de aprobación más alta que cualquier otra escuela en Florida”, dijo Brutnell. “Hudson High School emitió la mayor cantidad de certificados en todo el estado. Diez veces más que la escuela detrás de ellos”.

¿Por qué?

“Por cada examen AEST completado con éxito, el maestro de programación recibe una bonificación del FDOE de $25 o $50, según el examen”, agregó Brutnell.

Además, el FDOE pagó al Distrito Escolar del Condado de Pasco entre $400 y $800 por cada certificación aprobada para mejorar su programa agrícola.

Para desalentar las trampas, el estado exigió que los supervisores vigilaran a los examinados.

“Cuando nuestros agentes comenzaron esta investigación, descubrieron que no se cumplió ninguno de los requisitos obligatorios”, dijo Brutnell. “Por lo tanto, no se utilizó un solo supervisor en ninguna de estas pruebas. Y se pone mejor”.

En cambio, los maestros de la Escuela Secundaria Hudson, Harrold Martin, Kate Troutman y Robert Harrington “tomaron los exámenes juntos y los usaron, y lo acuñaré de su propia boca, como guías de estudio para sus estudiantes”, se enfureció Brutnell.

“Estas guías eran las copias exactas de los exámenes. A los estudiantes también se les permitió usar las guías de estudio mientras tomaban sus exámenes”.

La investigación encontró que en total, 284 estudiantes tomaron la prueba utilizando “guías de estudio”.

Además, mientras los estudiantes tomaban los exámenes, Brutnell dijo que los maestros fotografiarían las pruebas para producir y actualizar las guías de estudio.

“En muchos casos, los maestros proporcionaron respuestas a los estudiantes durante los exámenes y un maestro realmente tomó el examen por los estudiantes”, dijo Brutnell.

Incluso a los estudiantes en el programa de Educación para Estudiantes Excepcionales “se les tomaban las pruebas de forma rutinaria”.

Brutnell dijo: “A menudo, estos estudiantes ni siquiera sabían que estaban programados para tomar el examen, pero se les dio una calificación aprobatoria”.

Como resultado de este delito, AEST invalidará más de 1,000 de las pruebas tomadas en Hudson High School.

Las autoridades dijeron que el fraude en las pruebas abarcó un período de cuatro años y resultó en una pérdida combinada de $708,000. De eso, $36,000 fueron a parar a los bolsillos del maestro.

La investigación sigue activa.

“Estamos extremadamente decepcionados con estos maestros que fueron colocados en una posición de confianza y repetidamente eligieron violar esa confianza”, dijo el Superintendente de Escuelas de Pasco, Kurt Browning. “Se aprovecharon de los estudiantes para beneficio personal, y ese tipo de comportamiento es impactante para los maestros de todas partes que se sacrifican por sus estudiantes todos los días”.

Los tres maestros trabajaron en la Escuela Secundaria Hudson. Dos han renunciado y uno ha permanecido en licencia sin goce de sueldo.

Se están haciendo arreglos para que los estudiantes afectados tengan la oportunidad de volver a tomar las pruebas de forma gratuita.