TAMPA, Fla. (WFLA) – Los miembros de la Oficina del Sheriff del Condado de Pinellas se reunirán en Lutz el lunes para presentar sus respetos al oficial Michael Hartwick, quien murió en un accidente de atropello y fuga el mes pasado.

Las autoridades dijeron que Hartwick murió el jueves 22 de septiembre después de que un trabajador de la construcción lo atropelló con un montacargas.

El padre de 51 años estaba trabajando en el tráfico para mantener a las cuadrillas seguras mientras completaban las obras viales durante la noche en la Interestatal 275.

Dejó su patrulla y caminaba por el arcén de la carretera y mirando hacia el norte cuando fue golpeado. Murió al instante.

Las autoridades dijeron que el operador del montacargas, identificado como Juan Ariel Molina Salles, continuó conduciendo durante aproximadamente un cuarto de milla, luego salió del vehículo y le contó a otro trabajador de la construcción lo sucedido. Le dio al otro hombre su casco y chaleco y salió corriendo a pie, dijo Gualtieri.

Después de una búsqueda de horas, fue detenido.

Las autoridades dijeron que Molina-Salles era indocumentado y “no tenía calificaciones para conducir un cargador frontal”.

El agente Hartwick pasó la mayor parte de su vida adulta sirviendo a su comunidad, primero como agente de detención en la cárcel del condado de Pinellas y luego como agente de patrulla.

Lucía su estrella con orgullo y las personas que trabajaban con él respetaban su dedicación y compromiso de servicio al público.

El lunes, será recordado en un servicio en la Iglesia Bautista Idlewild en Lutz. Una procesión escoltará el cuerpo de Hartwick desde el condado de Pinellas hasta la iglesia.

La procesión comenzará a las 7:30 am en la intersección de 49th Street North y Roosevelt Boulevard, viajará hacia el norte a través del puente Bayside, hacia el este a través de Courtney Campbell, hacia el norte en Veterans Expressway, luego hacia Dale Mabry Highway.

El funeral se realizará a las 11 a.m. Las puertas se abrirán al público a las 10 a.m.

Después del funeral, habrá un saludo de 21 cañonazos, un “caballo sin jinete”, una última llamada y un sobrevuelo. No habrá procesión después del servicio.