‘Dios me dijo que matara a todos’: el sheriff Judd dice que el sospechoso de la masacre de Lakeland creía que una víctima de tráfico sexual vivía en la casa

Noticias Locales

CONDADO POLK, Fla. (WFLA) – El alguacil del condado de Polk, Grady Judd, resumió los eventos que tuvieron lugar antes y durante el tiroteo masivo de este fin de semana en Lakeland.

“Tenemos una familia que está pasando por un horror en este momento por el que nadie debería tener que pasar”, dijo Judd.

La pregunta que el Sheriff Judd y los investigadores han estado tratando de responder es ¿por qué Bryan James Riley, de 33 años, apuntó a esta familia?

Durante una conferencia de prensa el jueves por la mañana, Judd reiteró el hecho de que no había relación entre Riley y las víctimas. Sin embargo, los investigadores ahora saben cómo se encontró con la familia en primer lugar.

Según el alguacil, un testigo que vive en el área de North Socrum Loop Road les dijo a los agentes que había hablado con su amigo, Riley, unos días antes de la masacre. El testigo le dijo a la policía que Riley dijo que planeaba ayudar con la asistencia de socorro del huracán Ida y se ofreció a darle a Riley un botiquín de primeros auxilios.

Riley fue a recoger el botiquín de primeros auxilios alrededor de las 6:45 pm del sábado y se fue justo después de las 7:10 pm Poco después, Riley se acercó al juez Gleason, una de las víctimas, mientras estaba cortando el césped.

Judd dijo que Riley se acercó a Gleason, de 40 años, y le dijo: “Dios dijo que necesito hablar con Amber porque se va a suicidar”. Justice le dijo a Riley que no había nadie en la casa con el nombre de Amber. Otro miembro de la familia, que también es víctima, salió y amenazó con llamar a la policía.

(Foto: Oficina del Sheriff del Condado de Polk / WFLA)

“Se volvió loco”, dijo Judd sobre Riley. “Bryan Riley nunca hizo una amenaza, nunca. Solo quería hablar con Amber porque pensó que ella se iba a suicidar. Solo una declaración extraña e irracional”.

El alguacil dijo que Riley dijo más tarde a los investigadores: “Dios me dijo que matara a todos y rescatara a Amber porque es víctima de tráfico sexual”.

En su confesión, Judd dijo que Riley les dijo a los investigadores que se fue a casa para elaborar un plan en el que tendría que “matar a todos”.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley creen que Riley salió de su casa de Brandon alrededor de la 1 am del domingo con una bolsa grande. La masacre no comenzó hasta las 4:22 am

Riley dijo a los investigadores que cuando salió de su casa, tomó las siguientes acciones, según Judd:

  • Hizo “reconocimiento” en la casa de Lakeland
  • Reubicó su camioneta tres veces para que pudiera escapar rápidamente.
  • Encontré tres puntos de entrada a la casa.
  • Desvíos planificados y estrategia de salida
  • Cortó los neumáticos de dos vehículos, uno de los cuales más tarde incendiaría
  • Establece un camino de barras luminosas para que él pueda encontrar la salida “y así ‘Amber’ pueda encontrar la salida”

“No hubo víctimas de delitos sexuales en esa casa”, dijo Judd.

Cuando Riley comenzó a “limpiar la casa”, el alguacil dijo que disparó y mató a la primera víctima, una mujer de 62 años, usando aproximadamente una revista entera.

Luego mató al perro de la familia antes de intentar abrir la puerta de un baño, donde se escondía el resto de la familia, según Judd. Una vez dentro del baño, disparó y mató a Gleason, el compañero de Gleason, y a un bebé de 3 meses.

Según Judd, Riley agarró a una niña de 11 años que también estaba escondida en el baño y la llevó a la sala de estar donde le preguntaría dónde estaba Amber. Cuando respondió diciendo que no conocía a Amber ni dónde estaba, Judd dijo que Riley le disparó varias veces en las manos, el muslo y el estómago.

“Cuando ella no quiso decirme dónde estaba Amber, la eliminé”, dijo Riley a los investigadores, según el alguacil Judd.

La niña de 11 años dijo más tarde a los investigadores que “se hizo la muerta y rezó”, lo que le permitió sobrevivir al horrible incidente.

Una vez que la policía llegó a la casa, Judd dijo que Riley tuvo un tiroteo con los oficiales y la policía y recibió un disparo en el estómago antes de rendirse.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley dispararon aproximadamente 59 veces, mientras que Riley disparó “más de 100 veces” mientras estaba en la casa, dijo el alguacil.

Mientras estaba siendo tratado por su herida de bala es cuando Riley confesó haber cometido todo el tiroteo.

Judd dijo que tenía “entrenamiento táctico avanzado”, que incluía cuatro años en la Infantería de Marina, tres años en las reservas y trabajó en seguridad ejecutiva y privada. También tenía 16 certificados separados en seguridad.

Cortesía: Oficina del Sheriff del Condado de Polk a través de la página de Facebook de Bryan Riley

El alguacil dijo que los investigadores continuarán trabajando y registrando la casa esta semana.

Aquellos que deseen ayudar a la familia a través de Polk Sheriff Charities deben visitar el sitio web de la oficina del alguacil y seleccionar “Víctimas de homicidio cuádruple” al ingresar el monto de su donación.

Copyright 2021 Nexstar Media Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.