TAMPA, Fla. (WFLA) – Tras el tiroteo en Ilinois, habitantes de la Bahía de Tampa temen un repunte de atentados en el país y piden a las autoridades que hagan todo lo que esté a su alcance para evitar más muertes.

Son cifras alarmantes y que hacen ver el mapa de los Estados Unidos literalmente teñido de rojo.

Según la ONG Gun Violence Archive, en el 2022 se han registrado 318 tiroteos masivos en el país, incluyendo el más reciente atentado en Highland Park, Ilinois.

Lurbin Lizardo no podía creer lo que había sucedido en ese desfile del 4 de julio. “Disfrutanto un día que puede estar uno con la familia, nunca podemos imaginar que detrás de esos fuegos pirotécnicos hayan balas. Es triste, es lamentable lo que estamos viviendo”.

Las 7 muertes del atentado de Highland Park se suman a las más de 22 mil víctimas de violencia con armas de fuego en el país en solo 6 meses. “Es triste, es triste, porque como te digo ahora le tocó a ellos, mañana no sabemos”. Afirmó Lizardo.

Para el pastor Luis Soto, lo peor que podemos hacer es ser indiferentes. “Parece que nos acostumbramos a tanta violencia y tanta cosa ocurriendo, que a veces ni le ponemos atención. Pero la realidad es que tenemos que tener esto siempre en mente porque en cualquier momento puede tocarnos un poco más cerca a nuestras puertas”.

Lizardo pide mayor control de armas, pero también habla desde su rol de madre y abuela después de conocer que los tiradores de Highland Park y Uvalde eran jóvenes entre los 18 y 21 años de edad. “Los niños deben ser más vigilados en lo que ven, eso es lo primero. Segundo, a los adolescentes saber qué clase de juegos ellos ven. Qué lo que ven en la televisión”.

Soto dice que aún estamos a tiempo para que las armas estén fuera de las opciones de nuestros hijos. “Consideramos que los valores son muy escenciales en nuestra sociedad y en nuestras familias. ¿Por qué? Porque nuestros valores son los que van a dictar las decisiones que nosotros vamos a tomar”. >

Aunque el panorama sigue siendo oscuro, hay mucha expectativa sobre la nueva ley de control de armas que fue firmada por el presidente Joe Biden hace solo 9 días, que incluye nuevas regulaciones para la compra y venta de armas y municiones, nuevos fondos para la atención en salud mental y la disposición de recursos adicionales para aumentar la seguridad en las escuelas.