HILLSBOROUGH, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) – La comunidad de Seffner, en el condado de Hillsborough, también vivió la fuerza de Ian. El huracán dejó a su paso árboles caídos, cortes de energía y fuertes daños en algunas viviendas.

Russ Chadwell y su familia son parte del millón de personas en la Bahía de Tampa que se quedaron sin servicio eléctrico tras el paso del huracán. “Los fuertes vientos llegaron y tumbaron un arbol para luego derribar la línea de corriente. Tuvimos energía unos 30 minutos después de eso, pero luego se fue”.

De la calle Susan, en Seffner, Russ fue el más afectado. Uno de los 6 árboles derribados cayó sobre su vivienda, causando serios daños y poniendo en riesgo la vida de su familia. “Fue definitivamente fue una experiencia aterradora. Estábamos viendo televisión junto al lado del porche frontal y escuché y vi al arbol venirse abajo. Así que le dije a mi hijo que se fuera a la parte de atrás de la casa y traté de llevarlos a todos a ese lugar”.

Russ nos dice que el no poder salir y no contar con el servicio eléctrico lo llenó de frustración. “Desafortunadamente con solo un minuto después de perder la electricidad, fue muy difícil conseguir cualquier información”.

Después de la tormenta, él y sus vecinos comenzaron a remover los escombros de su casa y abrir el acceso a la calle principal. “Todos ellos son mis vecinos… Mis hermanos ayudaron mucho al sacar este tractor y la sierra eléctrica y por supuesto mis hijos afuera tratando de limpiar”. Afirmó Chadwell.

Russ nos dijo que se comunicó con las autoridades para reportar el accidente y solicitar apoyo para restablecer el servicio eléctrico. “Por fortuna mis vecinos salieron esta mañana a ofrecer su ayuda. Siento que nosotros estamos en un muy buen lugar”.

Las autoridades de emergencia de Florida afirmaron hoy que durante las próximas 72 horas se concentrarán en buscar y rescatar a las personas en extrema necesidad, mientras que las cuadrillas de servicio se enfocarán en restablecer la energía tan pronto como sea seguro.