TAMPA, Fla. (WFLA) – La ciudad de Tampa decidió pagar un acuerdo a una exasistente legislativa luego de una investigación independiente que indicó que el concejal Orlando Gudes participó en acoso sexual y creó un ambiente de trabajo hostil.

Según el acuerdo, la ciudad pagará $200,000 a la demandante por salarios perdidos y daños compensatorios. A cambio, el denunciante liberó todas y cada una de las reclamaciones contra la ciudad. La liberación incluye a todos los funcionarios y empleados actuales y anteriores de la ciudad, con la excepción de Gudes, por cualquier acto intencional que haya cometido fuera del ámbito de sus funciones y sin un propósito público.

Según la Ciudad de Tampa, el acuerdo fue el resultado de la mediación entre la ciudad y el empleado. Se produjo solo un día después de que la ex asistente presentara una demanda , alegando abuso hacia ella, su hija y pasantes en edad universitaria. La demanda, presentada por el abogado de Tampa Ethan Loeb en nombre de la exasistente y su hija, reveló detalles de las acusaciones de acoso sexual contra Gudes en agosto pasado . Gudes renunció como presidente del Concejo Municipal en marzo después de que un investigador descubrió que las afirmaciones en su contra eran “creíbles y corroboradas”.

Normalmente, eso conduciría a medidas disciplinarias contra el empleado que haya abusado, pero en este caso, la ciudad no tiene autoridad para disciplinar a un miembro electo del consejo de la ciudad. Si bien Gudes aún enfrenta una demanda privada, el acuerdo permite que la ciudad avance y libera a todos los demás empleados de la ciudad de cualquier responsabilidad potencial.

“Mientras esperamos el día en que una de las personas más valientes que viven en Tampa pueda contar su historia a un jurado y responsabilizar al Sr. Gudes, estamos agradecidos de recibir algo de justicia para la víctima. Hoy, la ciudad de Tampa reconoció el ambiente de trabajo hostil que creó el Sr. Gudes”, dijo el abogado de Tampa, Ethan Loeb, quien presentó la demanda en nombre del exasistente legislativo. “Hasta la fecha, este hombre, que todavía se desempeña como funcionario electo, ha costado a los contribuyentes $300,000 para investigar, validar y resolver sus reclamos de discriminación. Este acuerdo es un paso en la dirección correcta, pero la lucha está lejos de terminar. Nosotros tiene como objetivo responsabilizar al Sr. Gudes por sus acciones y el daño que ha causado a la víctima y a su hijo, que es menor de edad. El acuerdo de la Ciudad y la carta de disculpa son prueba de la mala conducta del Sr. Gudes. La víctima tiene la intención de dedicar una parte de los ingresos del acuerdo a The Spring of Tampa Bay y United Negro College Fund”.

La alcaldesa de Tampa, Jane Castor, también emitió una carta de disculpa al exasistente, según muestran los documentos.

“En nombre de la ciudad de Tampa, nos disculpamos sinceramente por los actos escandalosos y fechorías que el concejal de la ciudad, Orlando Gudes, les dirigió a usted y a su hija mientras se desempeñaba como asistente legislativo. A través de su investigación interna, la ciudad se enteró de que el concejal Gudes creó un lugar de trabajo hostil que no representa los altos estándares éticos y el ambiente positivo que la Ciudad busca promover para sus empleados. Nadie debería haber experimentado la confusión emocional y el dolor que usted sufrió. Su coraje para defender lo que era moral y legalmente correcto debería ser aplaudido por todos nuestros empleados. Sin duda animo a todas las víctimas de discriminación a encontrar la determinación de hablar para que nadie se encuentre con el tipo de trato que el concejal Gudes les infligió. Como expresé anteriormente al público, el concejal Gudes ya habría sido despedido si hubiera sido un empleado de la Ciudad. La Ciudad está agradecida de haber resuelto esta parte de la disputa con usted. u y le deseamos el éxito continuo como un servidor público leal y de largo plazo”.

Alcaldesa de Tampa, Jane Castor

La demanda presentada a principios de esta semana afirmaba que Gudes perjudicó a los demandantes de varias maneras. Solicitó $30,000 en daños.