BARTOW, Fla. (WFLA) – Las comunidades de todo el condado de Polk sintieron la ira del huracán Ian hasta la noche del miércoles.

La limpieza y las reparaciones apenas comienzan, ya que algunas familias que fueron evacuadas por la tormenta regresan a casa y encuentran daños graves.

Cuando News Channel 8 visitó el parque de casas móviles Peace River Village antes del huracán, los residentes dijeron que estaban muy preocupados por las inundaciones del río.

Pero parece que las fuertes ráfagas de viento de Ian causaron la mayor parte del daño en el vecindario.

“Regresamos a casa hoy y descubrimos que no tenemos techo”, dijo José Hernández.

Los fuertes vientos del huracán Ian arrancaron el techo de metal de la casa de su familia, por lo que ahora hay múltiples goteras.

“Todo se está mojando por dentro”, dijo Hernández. “Pero no tenemos otro lugar donde quedarnos, así que tenemos que quedarnos aquí”.

Si bien hubo algunas inundaciones después de la tormenta, varias de las casas móviles sufrieron graves daños por el viento.

“Tiene mucha suerte. Mucha gente perdió más que ella”, dijo Luis Rohena sobre su abuela.

Rohena y su familia se detuvieron el jueves por la tarde para ayudar a limpiar los escombros alrededor de la casa de su abuela. La cochera se rompió durante el huracán.

Con cuatro hijos, incluido uno de ellos con necesidades especiales, Hernández dijo que su familia necesita ayuda después de la destrucción de Ian.

“No sé qué decirte. No lo sé”, dijo. “Es dificil. Es duro, pero hay que seguir viviendo y salir adelante”.