TAMPA, Fla. (WFLA) – Las autoridades dicen que el ADN encontrado en la ropa de un hombre lo vinculó con el asesinato de una mujer que murió en marzo.

El Departamento de Policía de Sarasota dijo que William Devonshire, de 52 años, quien murió en junio, era considerado sospechoso de la muerte de dos mujeres, pero solo había sido acusado de una de ellas.

En marzo, la policía arrestó a Devonshire por el asesinato de Kelliann Ripley, de 48 años, quien fue encontrada muerta cerca de la rampa para botes de Centennial Park en febrero. Las autoridades dijeron que murió por traumatismo con objeto contundente y estrangulamiento.

Después del arresto, le tomaron una muestra de la mejilla para realizarle una prueba de ADN.

La policía dijo que encontró ADN de la víctima de otro homicidio en la ropa de Devonshire. La mujer, una mujer de Sarasota de 59 años, fue encontrada muerta cerca de la costa de Whitaker Bayou el 10 de marzo. Su nombre no fue revelado.

La policía dijo que la ropa de Devonshire se sometió a pruebas en un laboratorio del Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida. El 7 de octubre pudieron confirmar que el ADN encontrado en la ropa coincidía con el de la segunda víctima.

La policía dijo que su evidencia vinculaba a Devonshire con ambos homicidios, pero cerraron ambos casos debido a su muerte. El hombre de 52 años murió después de sufrir una convulsión en la cárcel del condado de Sarasota en junio, según la policía.

“Teníamos evidencia indiscutible que vinculaba a Devonshire con ambos homicidios que ocurrieron en febrero y marzo”, dijo el capitán Johnathan Todd, de la División de Investigaciones Criminales del Departamento de Policía de Sarasota. “Gracias a nuestros socios en el FDLE, aceleramos el procesamiento de ADN luego del homicidio en febrero y pudimos arrestar al sospechoso. Ahora, gracias a la evidencia de ADN, sabemos que Devonshire es responsable de ambos homicidios”.

La policía dijo que Devonshire tenía antecedentes penales en Nueva Jersey, Maryland, Indiana, Ohio, Delaware y Florida, incluidos cargos de agresión, acoso agravado, contacto desordenado, agresión, robo y allanamiento. Fue condenado por asesinato en Delaware en 2005.