CONDADO DE HERNANDO, Fla. (WFLA) – Dos buzos de cuevas murieron después de un aparente ahogamiento en el condado de Hernando, en “Buford Springs Cave”.

Según la oficina del alguacil, el miércoles a las 12:20 p.m., recibió una llamada al 911 por un posible ahogamiento en la cueva, que se encuentra en el Parque de Vida Silvestre Chassahowitzka en Weeki Wachee.

La persona que llamó era uno de los tres menores de edad.

Según la oficina del alguacil, alrededor de las 11 a.m., dos adultos llegaron y se prepararon para su inmersión, charlando con los menores. Luego, ambos hombres entraron al agua y se sumergieron por un corto tiempo antes de salir a la superficie.

Cuando los adultos resurgieron, hablaron entre ellos.

Los menores creían que la conversación era sobre volver a bajar a la cueva y si tenían o no suficiente aire en sus tanques para bucear, según la oficina del alguacil.

La oficina del alguacil dijo que se cree que uno de los buzos dijo que posiblemente tenía una fuga en su tanque.

Ambos hombres se sumergieron de nuevo.

Poco tiempo después, los menores vieron a uno de los buzos salir a la superficie. El buzo flotaba boca abajo, lo que los menores creían que hacía a propósito, para buscar al otro buzo.

Notaron que no había burbujas saliendo a la superficie. Los menores nadaron para ver cómo estaba el hombre y él no respondió.

Los tres menores lograron llevar al buzo al muelle, pero no pudieron sacarlo del agua.

Cuando llegaron dos agentes, saltaron al agua y llevaron al buzo al muelle. La oficina del alguacil dijo que el buzo estaba “obviamente fallecido”.

Los agentes esperaron a que el otro buzo saliera a la superficie, sabiendo que habían discutido la cantidad de aire en sus tanques.

El segundo buzo no salió a la superficie y la oficina del alguacil dijo que se suponía que probablemente tenía un problema.

Los miembros de International Underwater Cave Rescue and Recovery (IUCRR) estaban en la escena para intentar una misión de recuperación.

Los buzos de IUCRR encontraron al segundo buzo aproximadamente a 137 pies debajo de la superficie. La oficina del alguacil dijo que el buzo también estaba “obviamente fallecido”.

El buzo fue recuperado y llevado a la superficie.

Ningún buzo tenía signos evidentes de trauma, según un comunicado de prensa, y ambos parecían tener el equipo de buceo adecuado.

Actualmente no se sabe si su equipo funcionaba correctamente.

Las víctimas han sido identificadas, con un hombre identificado como Todd McKenna, de 52 años. El nombre del otro buzo aún no ha sido revelado.

La investigación está en curso.