TAMPA, Fla. (WFLA) – La Oficina del Sheriff del Condado de Seminole ha publicado un video de cámara corporal de este febrero pasado que muestra el interrogatorio de dos recién casados después de que los invitados a su boda se enfermaron porque la comida estaba mezclada con cannabis.

La oficina del alguacil dijo que fue llamado a The Springs Clubhouse en Longwood el 19 de febrero después de que varios invitados se enfermaron por la comida. Varios dijeron a los agentes que se sentían “drogados”. En total, de 30 a 40 personas estaban en la fiesta.

El video de la cámara corporal mostró a los agentes decirle al personal de catering que no tiraran comida mientras se movían por el lugar.

“Todos nos hemos visto afectados de alguna manera por lo que se puso en la comida”, se escucha decir a alguien en el video.

Más tarde, los agentes se acercaron a la pareja para preguntar quién autorizó poner marihuana en la comida. El novio les dijo a los agentes que no tenía idea de quién habría hecho eso mientras su novia, Danya Glenny, de 42 años, observaba.

“Solo acompañé a nuestra hija a casa y regresé, y estaba como ‘¿qué está pasando?'”, dijo.

El novio dijo que algunos de los invitados habían consumido marihuana antes y que podrían haber traído sus propios comestibles.

“Si la gente tiene su propia marihuana y la ingiere, eso es una cosa, pero si alguien lo pone en la comida de todos, incluidos los menores o cualquiera que sea el caso, ahí es donde radica el problema”, dijo un agente a la pareja.

La oficina del alguacil dijo que le preguntaron a Glenny si había pedido que le agregaran marihuana a la comida, pero ella les dijo que no, según un informe de WOFL.

Tanto Glenny como la gerente de catering Joycelyn Bryant, de 31 años, fueron acusadas de manipulación, negligencia culposa y entrega de marihuana. Las dos mujeres se entregaron el pasado lunes.