PENSACOLA Fla. (WKRG) — Mientras el mundo honra a la Reina Isabel, una conexión de Pensacola la llevó al trono.

A principios del siglo XX, Wallis Warfield Simpson, exduquesa de Inglaterra, viajó a Pensacola para visitar a su prima.

La prima de Warfield era hija del comandante aéreo naval de Pensacola, Henry Wallis, y mientras visitaba Pensacola, Warfield se enamoró de un aviador naval.

Sin embargo, el matrimonio de Warfield con el hombre de Pensacola llegó a su fin cuando ella solicitó el divorcio y luego llamó la atención de Eduardo, el rey de Inglaterra.

La monarquía no aprobó la relación del rey Eduardo con la divorciada Wallis Warfield.

El archivista de la Universidad de West Florida, Dean Devolt, explica: “La sociedad británica está bastante conmocionada porque ella era una divorciada, era una plebeya estadounidense”.

En nombre del amor por su esposa, el rey Eduardo abdicó del trono a su hermano, el rey Jorge VI.

Cuando el rey Jorge murió en 1952, su hija Isabel se convirtió en reina.

“Si Eduardo nunca hubiera abdicado, la reina Isabel nunca habría estado en el trono”, dijo Debolt.

Entonces, si no fuera por el amor de una plebeya, un viaje a Pensacola y un matrimonio fallido, Isabel nunca habría sido reina.

“Es realmente una buena conexión entre Pensacola, la aviación naval y su majestad la reina Isabel”, dijo Debolt.