DAYTONA BEACH SHORES, Fla. (AP) — Los daños se estiman en más de $481 millones en un condado costero del centro de Florida donde las casas se derrumbaron en el Océano Atlántico luego del huracán Nicole la semana pasada.

Los daños causados por la tormenta de categoría 1 en el condado de Volusia, hogar de Daytona Beach, superaron a los del huracán Ian, mucho más fuerte, que causó $377 millones en el condado, dijeron las autoridades. El huracán Ian, una tormenta de categoría 4, tocó tierra en el suroeste de Florida a fines de septiembre y azotó todo el estado.

Moody’s Investors Service estimó las pérdidas aseguradas de Ian entre $40 mil millones y $70 mil millones en Florida y Carolina del Norte.

La severa erosión de la playa de Ian hizo que las casas fueran vulnerables al impacto de Nicole en Wilbur-by-the Sea, una pintoresca comunidad de playa donde las casas unifamiliares cayeron al océano la semana pasada. Los funcionarios del condado de Volusia dijeron que al menos 30 viviendas unifamiliares en Wilbur-by-the-Sea y siete viviendas unifamiliares en la cercana Ponce Inlet se han considerado inseguras después del huracán Nicole.

En Daytona Beach Shores y New Smyrna Beach, dos docenas de edificios de condominios de varios pisos han sido evacuados y considerados inseguros por los inspectores de edificios.

Daytona Beach Shore, con mucho, tuvo la mayor cantidad de daños a la propiedad en el condado, estimados en $370.3 millones, según el Tasador de Propiedades del Condado de Volusia. Le siguió New Smyrna Beach con $51.1 millones y Daytona Beach con $50 millones.

La oficina del tasador de propiedades advirtió que esas cifras probablemente aumentarán a medida que se inspeccionen más edificios.

Para los floridanos cansados de las tormentas, Nicole fue el primer huracán de noviembre en llegar a sus costas desde 1985 y solo el tercero desde que comenzaron los registros en 1853.

Se culpó a la tormenta de cinco muertes en Florida. Un hombre y una mujer murieron por electrocución cuando tocaron líneas eléctricas caídas en el área de Orlando. También en el Condado de Orange, un hombre murió en un accidente automovilístico y un peatón fue atropellado y asesinado por un vehículo debido a las malas condiciones de la carretera. Otro hombre murió cuando las olas golpearon su yate contra un muelle en Cocoa, a pesar de los esfuerzos de los paramédicos para resucitarlo que lograron subir a bordo cuando el barco se soltó de sus amarras.