TAMPA, Fla. (WFLA/Tampa Hoy) — La isla de barrera más grande de la costa del Golfo de Florida estuvo prácticamente sin acceso hasta el miércoles, luego de que el devastador huracán Ian dañara extensamente el puente que la conectaba con tierra firme.

Pine Island ha pasado la última semana conectada solamente vía mar o aire, ya que su única ruta de acceso terrestre fue arrasada por la fuerza de los vientos de 150 mph de Ian.

El gobernador Ron DeSantis anunció el miércoles que el Departamento de Transporte de Florida había completado una carretera temporal a la isla.

La estructura brindará a los socorristas un mejor acceso a la isla, ayudará con la restauración de la electricidad y el suministro de combustible, permitirá que los residentes entren y salgan, y permitirá que el supermercado Publix local abra nuevamente sus puertas.

“Queríamos que estuviera listo para fines de esta semana, en realidad lo hicimos a mediados de esta semana”, dijo DeSantis.

Aproximadamente 9,000 residentes viven en Pine Island. Después de la destrucción de Ian, muchos residentes se quedaron allí durante días sin electricidad ni otros recursos.

“Creo que tenemos la oportunidad de recuperarnos mucho más rápido de lo que la gente piensa. Creo que hay mucho de un gran espíritu en la isla”, dijo DeSantis.